Pocket Casts: de cuando dar feedback da frutos

Sabéis que soy ávido consumidor de podcasts y de radio en diferido (aunque últimamente la verdad es que ha decaído ligeramente la cantidad de episodios por semana). Y hace tiempo, cuando aún usaba Android, adquirí la grandiosa aplicación Pocket Casts para poder escucharlos de manera óptima. Y mi experiencia con la aplicación móvil de Pocket… Seguir leyendo Pocket Casts: de cuando dar feedback da frutos

Hasta siempre, Windows Phone

No es ningún secreto que, durante mucho tiempo, he utilizado móviles Windows Phone. Y tampoco es ningún secreto que, durante el tiempo que los utilicé, fui bastante feliz: conseguía hacer con ellos todo lo que le pedía a un móvil, con una experiencia realmente satisfactoria. Y de hecho mi madre y mi hermano aún hoy… Seguir leyendo Hasta siempre, Windows Phone

WordPress cada vez parece más un burdel

Publicado originalmente en mi blog paralelo de tecnología, The Beta Times. En el titular digo burdel por no decir una palabra malsonante. Todos los que trabajamos con WordPress a diario hemos visto cómo, día tras día, año tras año y versión tras versión, el que otrora fue el CMS rey de los blogs se ha transformado en un ejemplo perfecto… Seguir leyendo WordPress cada vez parece más un burdel

Adiós, aplicaciones de Spotify, adiós

Hoy me ha dado por abrir Spotify en el ordenador y me he dado cuenta de que la interfaz ha cambiado ligeramente, imagino que en la última actualización (en este momento estoy en la versión 1.0.1.1060). Botones nuevos abajo a la derecha (como uno para ver las letras de la canción en reproducción), una interfaz… Seguir leyendo Adiós, aplicaciones de Spotify, adiós

Os voy a ser sincero: cuando he visto esta noticia en Genbeta en la que anuncia el cierre de Rapidshare he pensado, casi automáticamente, «lo que no puedo creer es que siguiera abierto». Rapidshare era uno de esos sitios de almacenaje de archivos que era para lo que era, para el tipo de archivo que era y para el tipo de descargas que era.

No puede colar como un sitio Web de copias de seguridad o para almacenar archivos personales, aunque en los últimos tiempos fuera lo que intentara. También lo intentó MEGA (después del cierre de  Megaupload digno de película de acción norteamericana), y prácticamente nadie parece utilizarlo para ello. En Commit Strip lo ilustran muy bien.

No voy a decir que me alegro de que cierre Rapidshare; si os soy sincero ni me va ni me viene, máxime cuando se trata de una decisión aparentemente empresarial (aunque, eso sí, después de soportar poco menos que asedio por parte de las autoridades y acabar siendo el más restrictivo de los cyberlockers).

Hoy un profesor me lo dejó muy claro: en Internet todo se cuenta en años de perro. Rapidshare llegó a ser una de las 50 páginas más visitadas de Internet, y seguro que durante mucho tiempo seguirás viendo a lo largo de Internet enlaces a archivos que alguna vez estuvieron almacenados allí, que el 31 de marzo dejarán de estar definitivamente disponibles (si es que aún funcionaban). Buen recopilatorio de su historia en TorrentFreak.