¿Sabíais que podéis restaurar Windows 8 a su estado original, prácticamente reinstalando todo el sistema desde cero, sin tener que salir del sistema operativo? Podéis ir a la Charms Bar pulsando la combinación de teclas Win+C, acceder a la «Configuración», pulsar en «Uso general», y bajar hasta la sección que aparece bajo «Restaurar PC sin afectar a los archivos». A partir de ahí, seguid las instrucciones.