Rocío

Estas navidades tuve la oportunidad de pasar unos días en mi pueblo. Y en un paseo que pude dar por el campo que hay cerca de la zona urbana vi una zona de sombra que me dio ganas de enredar, aprovechando que tenía la cámara a mano. Aquí los resultados. También en Flickr. https://www.flickr.com/photos/amateos1404/albums/72157663342228126

Si hay algo que me llama mucho la atención de los lugares, como mi pueblo, que tienen un patrimonio histórico inigualable, es que se intenta vivir del pasado, vivir únicamente del patrimonio.

El modelo, desde luego, atrae. La única inversión que hay que hacer es en restauración: las piedras acaban deteriorándose con el paso del tiempo (no hay más que ver la muralla trujillana, como perdió algunos tramos gracias a las lluvias del año pasado). Y ya está.

Pero jamás debemos olvidar que las piedras jamás dejan de ser piedras. Las piedras no están vivas, las piedras no dan vida a un pueblo y en ningún momento pueden ser sustento. La vida de un pueblo la dan sus habitantes. Y, en el momento en el que se anteponen las piedras a los habitantes, el pueblo empieza a perder su activo más preciado. Hay que buscar un equilibrio, desde luego.

Un día más

Un día más, me despierto con el canto de los gallos y el trino de los pájaros en la mañana. Un día más, me despierto con un cielo azul como ninguno, un aire que dista mucho de ser fresco (sobre todo en ésta época del año) y un aroma a café recién hecho. Tras mis… Seguir leyendo Un día más

Vivir en el pueblo no es tan malo

Llevo un par de semanas con mi residencia fija en mi pueblo natal. Y os confieso que tenía ganas de volver, y pasar una temporada aproximadamente larga.