Sobre los cambios en eBiblio

A finales de noviembre y hasta bien pasado el mes de diciembre los usuarios habituales de eBiblio se habrán encontrado con varios cambios, y un inconveniente bastante importante, en la plataforma de las bibliotecas públicas de muchas comunidades autónomas españolas. Básicamente durante ese tiempo la plataforma no estuvo disponible por, cito, «un cambio de plataforma para dar el mejor servicio en el contexto actual».

Una vez realizado aquel cambio nos hemos encontrado con que la antigua app eBiblio ahora se llama BiblioDigital, y ahora únicamente funciona en Cataluña y Castilla y León, mientras que todos los demás hemos sido migrados a una nueva app eBiblio, con el mismo icono pero una pinta bastante distinta. En el post que escribí en su momento se comentaron cuestiones relacionadas con este cambio de plataforma.

La sensación que me da, desde fuera y sin saber nada de la intrahistoria: ha debido cambiar la concesionaria del servicio, que aparentemente en España debe ser competencia de las comunidades autónomas y no del Ministerio correspondiente (el de Cultura y Deporte). Y si la concesionaria anterior tenía el control de la plataforma tecnológica, cambiar de concesionaria implica cambiar de plataforma.

La empresa responsable de BiblioDigital (y, antes, de eBiblio) es Odilo, mientras que la empresa responsable de la plataforma eBiblio actual es Demarque. Sinceramente ignoro si ha habido concurso público para esto (no lo localizo ahora mismo), pero sí que reconozco que ha resultado un cambio inconveniente: ahora mismo no tenemos acceso a los mismos contenidos que teníamos con la anterior (sin ir más lejos, no hay periódicos ni revistas).

Por otro lado: si teníais anotaciones en la app anterior seguramente las habréis perdido para siempre (era mi caso). Y esto es algo que ocurre cuando se cede el control de la plataforma a una empresa, no se le da el mimo necesario, y además no se comunica adecuadamente: para este caso podría haberse permitido una forma de exportar estas anotaciones o algo así. Y en este caso el responsable no sería la empresa que lo desarrolla, sino la que lo encarga: en este caso, insisto, no tengo claro si es el Ministerio del ramo o las consejerías que toquen en cada comunidad autónoma.

En cualquier caso ahora mismo solo espero que se corrijan los pocos problemillas que veo en las apps (por ejemplo que no se mantengan las sesiones iniciadas en iOS, o que, al menos, en los campos para usuario y contraseña permita invocar al selector de contraseñas), y que se añada el contenido que antes estaba disponible y ahora no, y que ya indicaron que están trabajando en ello (cuestiones de derechos de distribución, supongo).

Por cierto: mi Kobo, aparentemente, ha terminado de morir. Ahora estaré un tiempo leyendo a través del iPad o del móvil.

Imagen superior por Daniel Sancho

1 comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.