Lo de la nueva app de Sonos

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 27 segundos

Sonos estrenó hace unos días una nueva app para controlar sus equipos. Yo soy feliz usuario de sus equipos, tengo varios altavoces de distinto tipo por toda mi casa y me funcionan de maravilla. Sé que no son equipos baratos, que podría conseguir resultados bastante satisfactorios con otro tipo de equipo de sonido y que en cierto sentido son campos vallados1 (y han tenido intentos de intentar brickear en el pasado equipos que ellos consideraban obsoletos con un «modo de reciclaje» del que por suerte se retractaron).

Pese a todas estas red flags me decanté por Sonos después de pasar por varias alternativas (Amazon, Apple, Bose) porque para mí tener altavoces de cierta calidad y conectados a los servicios de música y radio que más utilizo es importante (en otro momento desarrollaré por qué). Mucho del peso de esta decisión recayó en la integración ya existente con los servicios que utilizo, la existencia de la gama Symfonisk de Ikea y su API para poder, llegado el caso, trastear.

Literalmente vendí mi altavoz Bose Home Speaker 500 porque no tenía integración con Apple Music (hay hilos en Reddit hablando de esto) y yo dejé Spotify hace unos años cuando redoblaron su apuesta por podcasts exclusivos y algunos artistas decidieron largarse. Sonaba de maravilla, su Bluetooth y su AirPlay iban muy bien, y la pantallita me gustaba. Pero no podía usarlo directamente con Apple Music.

Sonos me ofrece integración con Apple Music, Pocket Casts, cantidad de servicios de radio, la posibilidad de poner mis propios streams, y los altavoces tienen AirPlay 2 y, a veces, Bluetooth, así como muchas veces entradas de línea, dotándoles de al menos una vía de escape si el ecosistema revienta.

Pero la última actualización de su app ha eliminado funcionalidades. Las aplicaciones de Android e iOS estrenan una nueva interfaz de usuario que desde mi punto de vista sí que mejora la anterior, una nueva búsqueda integrada que desde mi punto de vista empeora ligeramente la anterior (aunque la búsqueda de Sonos y la navegación por bibliotecas musicales grandes ya me resultaba incómoda en la era de los singles) y una nueva webapp que si bien no me molesta espero que no sea señal de que van a jubilar el Sonos Controller de escritorio.

Pero lo que ha despertado más iras es que estas nuevas aplicaciones se estrenan con menos funcionalidades que las anteriores. No me molesta que el webapp no tenga todas las funcionalidades que sus predecesoras de escritorio porque puedo seguir usando las otras aplicaciones, pero en el caso de una app móvil distribuida a través de Google Play o la App Store, una vez actualizas no puedes volver atrás.

Y actualizar la app de Sonos (insisto, equipos por lo general caros) para descubrir que de pronto no puedes añadir contenido a la cola (cuando la cola ha sido el concepto central de la experiencia de reproducción de Sonos durante toda su existencia), que no puedes añadir o editar alarmas2 o que los temporizadores para dormir tampoco están disponibles, y todo esto dejando aparte los problemas que están teniendo los usuarios de bibliotecas locales (que además coincide que son los usuarios más longevos de la plataforma, los que es más que probable que compraran incluso sus primeros dispositivos y ya vieran como algunos se jubilaban forzosamente)…

Es normal que la gente esté enfadada, y con razón desde mi punto de vista. Porque cosas que antes podías hacer ahora no puedes, y dejas de tener una alternativa que no cueste, en algunos casos, varios miles de euros, y perdiendo siempre funcionalidades por el camino.

Algunas de las cosas se acabarán recuperando, no dudo que el lanzamiento ha sido precipitado. Como desarrollador de apps entiendo que hayan preferido quedarse con la fecha comprometida y lanzar una app a medias (aunque como usuario no me parece lo más deseable). Otras funcionalidades seguramente se perderán porque somos cuatro gatos los que nos preocupamos por ellas (y yo temo particularmente por la posibilidad de utilizar mis propios streams para emisoras de radio, de fuera de TuneIn y de Sonos Radio).

Pero esto también deja bien clara una cosa: que todo lo que no sea utilizar únicamente estándares abiertos con contenido libre o propio está sujeto a la voluntad de las empresas. La próxima vez lo pensaré mejor. De momento seguiré siendo un feliz usuario de Sonos con mis altavoces actuales, aunque con una mosca detrás de la oreja.

Foto de Jako Janse van Rensburg en Unsplash


  1. No es el primer campo vallado en el que me meto y en el que en realidad estoy contento. Uso cafeteras de cápsulas casi contradictoriamente con mi gusto por determinado tipo de café porque la conveniencia en mi café matinal me resulta imbatible. ↩︎
  2. Esta funcionalidad parece haberse recuperado con el paso del tiempo. Han lanzado tres actualizaciones desde el lanzamiento original. ↩︎

Publicado

Comentarios

3 respuestas a «Lo de la nueva app de Sonos»

  1. […] Verge entrevista a Patrick Spence, CEO de Sonos, sobre varias cosas, entre ellas el fiasco de la app. Recalca que la nueva app es más rápida y fácil de navegar, con lo cual estoy totalmente de […]

  2. Avatar de Montse
    Montse

    He cometido el error de actualizar la app porque no me permitía editar una alarma, y ahora resulta que no puedo poner alarmas, ha desaparecido esa función y es principalmente para lo que usaba mis altavoces.
    ¿Será temporal?

    Estoy terriblemente cabreada

    1. Avatar de Manu Mateos

      En principio las alarmas deberían estar añadidas en la actualización del 21 de mayo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.