Me gusta haber redescubierto el gusto por escribir a mano desde que descubrí que me gustan las estilográficas y probar tintas. Mi letra sigue siendo igual de ilegible, pero como escribo solo para mí, no hay tanto problema.