Mi farmacéutica y yo podemos estar de acuerdo en muchas cosas salvo en una: nuestra noción de «sabor agradable».