Los domingos en general son días que me parecían bastante dramáticos. No pasa nada a tu alrededor, la tele está aburridísima, a veces hace mal tiempo y no puedes salir de casa, el cansancio acumulado de la semana (y potencialmente de que la noche del sábado se alargara más allá de la hora que HIMYM menciona como recomendable)…

Pero la fórmula que hasta ahora me está funcionando para los domingos es dedicármelos a mí, a hacerme autocuidado y a mis aficiones. Puedo aprovechar para ordenar y limpiar, cosa que he descubierto que contribuye muchísimo a mi salud mental (algo que todo el mundo dice y que nunca he querido escuchar). Dedico algo de tiempo a leer, cosa que siempre digo que de diario no puedo hacer porque no junto más de una hora libre seguida. Escucho música tranquilamente, veo alguna serie que haga tiempo que no veo… Y sobre todo dejo a un lado el FOMO.

Ahora los domingos no son dramingos. Sencillamente son un día en el que tengo la posibilidad de descansar, desconectar y disfrutar.