Durante mucho tiempo pensé que no tenía nada sobre lo que escribir, nada que contar.

Va a resultar que lo que no tenía era el hábito ni las ganas de hacerlo.