Se está muy a gusto siendo nadie, no teniendo ni responsabilidad ni exposición. Es una vida muy tranquila. Pero qué aburrimiento.