Cada día que pasa, por alguna razón, soy más reacio a prestar mis cosas. Tengo siempre la sensación de que no se van a cuidar tanto como me gustaría o como lo cuidaría yo. ¿Esto viene con la edad?