Categorías
Posts antiguos

Jisko cierra

Muchos sabéis que fui usuario activo de Jisko, y uno de los que más aguantó (aunque reconozco llevar un tiempo sin aparecer por allí en serio). Reconozco que éramos una comunidad pequeña pero muy unida.

Hoy me encuentro con un comunicado emitido por Rubén Díaz, hasta ahora sustentador económico del proyecto, en el que se anuncia su cierre. Al final del post copipego el comunicado completo para guardar constancia de él.

A mí, sinceramente, me parece una pérdida por el hecho de ser un proyecto libre (que va a detenerse, aunque el código continúa disponible en SourceForge). Un final a lo Wave (transformando el software en un proyecto libre, cosa que Jisko ya es, y permitiendo crear una red federada de servicios, se habría mantenido viva la llama y la comunidad jiskera) para mí hubiera sido lo ideal. Sé que era uno de los objetivos, aunque todavía no tuviera fecha fija de desarrollo.

Sin más, tras el salto, el comunicado que podemos ver en la home de Jisko.

Jisko empezó su carrera en 2007 con un nombre de origen extraño y futuro incierto, siendo una iniciativa sin capital ni apenas colaboradores. Fue mi primer proyecto serio y estoy orgulloso de todo lo que significa y ha significado para mí, demostrándome que es posible hacer un buen proyecto sin necesidad de mucho dinero.

Sin embargo, no voy a contar la historia del proyecto otra vez más, si no lo que ha sido últimamente y lo que va a ser ahora. Y es que, para la gran mayoría, no es una sorpresa el que yo dejara de colaborar activamente en el código para pasar a mantener únicamente de manera económica el proyecto.

Mucho código estuvo siendo hecho por terceros (colaboradores, especialmente Marcos García) y sin pasar apenas revisión. Y si bien la intención siempre fue ofrecer una mejora en las sucesivas versiones, ocurrió que no salió una base tal y como se proyectó en un principio.

Esto significará una decepción para algunos, para otros será indiferencia, pero sin duda creo que es momento de poner fin a un proyecto que ya no prospera y que lleva en déficit económico desde tiempos inmemoriales.

Independientemente de este final, me llevo el mejor sabor de boca que cualquier emprendedor de pequeña escala se puede llevar: he conocido a mucha gente, he aprendido mucho y he podido experimentar el sentimiento de tener un gran proyecto bajo mis manos.

Quiero dar gracias a muchas personas: Gabriel Longás, por haber realizado la mayor parte del diseño; Matías Parodi, una buena persona con paciencia, motivación y que colaboró activamente en la programación del proyecto; PixelHome, por haber hecho el diseño de jisko.org de manera muy profesional; Marcos García, colaborador activo de código… así como otras personas que me dejo, aunque imposible olvidar a todos los usuarios de jisko.net, especialmente aquellos que donaron dinero en los momentos difíciles y permitieron sufragar gastos durante un buen periodo.

Hasta pronto,

Rubén (@outime)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.