Categorías
Posts antiguos

Historia de un ordenador

Érase una vez un AMD Sempron a 1,7Ghz, 512Mb de RAM, 80Gb de disco duro, placa base chusquera y tarjeta gráfica aún más chusquera que hace 6 años llegó a casa. Era monísimo de la muerte y funcionaba mucho mejor que muchos ordenadores de la época supuestamente mejores (hubo una generación perdida de UPI que montaban Pentium IV a 3Ghz pero se quedaban cortos, con 40Gb de disco y 256Mb de RAM, que para Vindows XP es mortal).

Hace unas semanas comenzó a fallar. Bueno, comenzó a fallar es un eufemismo; digamos que petó por todo lo alto. Empezó por ir insufriblemente lento, pasó a encenderse y funcionar durante unos dos minutos (ahí se reiniciaba); en ese momento me dio por limpiarle el polvo y las pelusillas. No sé que le haría por dentro, pero dejó de funcionar. A veces se encendía pero no pasaba del post (no iniciaba el vídeo; la pantalla seguía con el piloto naranja), a veces se encendía y hasta cargaba el inicio de Windows XP (pero no llegaba al escritorio, se reiniciaba antes), a veces se encendía y hasta cargaba el escritorio, pero no funcionaban teclado ni ratón.

Me comentan que la causa puede ser que la fuente de alimentación (más bien su ventilador) haya pasado a mejor vida (arreglo: unos 80€ en PCBox, unos 30€ en APP); la frita puede haber sido la memoria RAM (y de ahí que no funcione el vídeo: la tarjeta gráfica era tan chusquera que tomaba la memoria de esa misma RAM). O el frito puede haber sido el micro, directamente.

En fín. Me traeré la torre a Cáceres y la llevaré a la tienda de informática que más me gusta, a ver qué me dicen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.