Categorías
Cajón de sastre Personal

Café

Soy adepto al «sin gasolina, la máquina no funciona». La cafeína me ha acompañado durante todos los años de carrera y me sigue acompañando ahora que vivo de lo que he estudiado. Y, pese a lo que la frase pueda sugerir, cuando hablo de gasolina hablo de café.

El café es un momento de repostaje (por seguir con el símil), de parar a descansar y a recargar las pilas para seguir corriendo durante lo que queda de día. A veces hace falta parar varias veces. Pero con el café no soy amigo del cuanto más, mejor cuando hablamos de café.

Si pido un café con leche no espero que sea un café con leche de 355 mililitros. No estoy acostumbrado y no me gusta tomarme un café de 355 mililitros con una calidad, además, algo distinta a la que sinceramente espero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.