#45

Tiempo de lectura aprox: 12 segundos

Una cosa que conservo de cuando fui a Madrid es la ausencia de pudor por estar solo en un sitio público. Si me apetece tomarme un café y pasármelo escribiendo en una terraza (como estoy haciendo ahora mismo), lo hago, aunque aquí parezca raro. En Madrid me iba solo al Starbucks a hacer lo mismo y no pasaba nada; pues aquí tampoco tiene por qué pasar nada.


Publicado

Etiquetas:

Categorías:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.