Disclaimer: pienso hablar desde mi experiencia más personal, procurando no caer en tópicos. No obstante, si veis que en algún momento de esta publicación fallo en mi propósito, no lo dudéis y corregidme. No es ese el mensaje que quiero mandar a mis «novatos». La imagen, por cierto, es de velkr0 y está distribuida bajo la licencia Creative Commons. 

Hoy querría, si me lo permitís, enviar un mensaje a todos aquellos que han empezado la universidad y que llevan dos meses de clase. Estoy seguro de que, a estas alturas del curso, muchos de vosotros estaréis agobiados a causa de la multitud de trabajo que vuestros profesores os han puesto, e incluso habréis hecho (y quizá suspendido) vuestros primeros exámenes parciales. De hecho dentro de poco se empezará a notar la clásica despoblación en las aulas de las distintas facultades.

Quiero mandar un mensaje muy claro a todos los universitarios que estén agobiados y que se estén planteando dejarlo: no os rindáis. Queda mucho curso (siete meses nada menos), quedan muchas cosas por hacer y estoy seguro de que dedicar este año a estudiar en la Universidad, aunque los resultados académicos dejen que desear, habrá merecido la pena.

Quizá muchos hayan visto que esto no es lo que se esperaban, que esto es como ir al instituto, pero más grande y con más gente (todos tenemos la imagen de universidad norteamericana, con sus hermandades, la vida dentro del campus… En Cáceres, por ejemplo, eso no se da). Quizá muchos se esperaban que esto fuera a ser más fácil de lo que es, y las cosas como son, en una carrera universitaria hay que trabajar y mucho (aunque tengo la teoría de que todos, con el esfuerzo necesario, seríamos capaces de hacer cualquier cosa).

Pero pensad por un momento en por qué habéis venido a la universidad. Pensad en las razones que os han llevado, en muchos casos, a iros de vuestro pueblo o ciudad natal, a estableceros en la ciudad que mejor os haya venido y a matricularos en esa carrera concreta. Pensad en vuestra meta, y en lo que queréis ser. Quizá así tengáis fuerzas para, por lo menos, intentarlo, y quizá por el camino cambiar algunos hábitos de vida (esos jueves universitarios…).

Confieso que, en mi caso, hacer la carrera que estoy haciendo es pura vocación (aunque tuve mi «crisis de los diecisiete» y estuve a punto de acabar en Madrid haciendo periodismo) y quizá para mí sea más fácil sacar fuerzas para plantarme en mi escuela cada mañana. Aunque hay mañanas que tengo que repetirme, cual mantra, las dos frases en las que más pensé el año pasado (que parece que va a ser, incluso, menos duro que este en el que estoy). «Estoy aquí porque quiero. Yo lo he elegido».

Únete a la conversación

3 comentarios

  1. El primer cuatrimestre de primero de carrera es, según lo que he observado en mis compañeros (y vivido en propias carnes) el cuatrimestre de los hostiazos (si me permites la expresión).

    Todo es nuevo, tienes que acostumbrarte a marchas forzadas a un ritmo de trabajo (y a una metodología) completamente diferente a la del instituto, y la falsa seguridad que da el que te consideren adulto y responsable pueden terminar en desastre. Sin embargo, después de verle las orejas al lobo siempre llega el segundo cuatrimestre, el de la resurrección, cuando ya sabes cómo se respira y donde puedes incluso salvar el curso entero.

    Si es vocacional, como es tu caso y como es el mío, ¡no rendirse! Y si no lo es, que los malos resultados sean indicativo de que a lo mejor el problema está en que más que estudiar una carrera te estás torturando con ella. A veces recapacitar y cambiarse, a pesar de «perder» un año, puede ser el camino correcto.

  2. Si es nuevo para vosotros que habéis tenido una continuidad en los estudios, ni os cuento, para el que ha dejado de ir a clase durante unos años y lo vuelve a coger… uffff!!!!

    Yo soy de los que piensa que la constancia y el esfuerzo tiene premio. Es cierto que a todos no nos cuesta lo mismo, por diferentes razones o circunstancias, pero si tienes confianza en ti y te esfuerzas, los resultados no tardarán en llegar.

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.