En alguna ocasión he escrito artículos supuestamente motivadores para mis futuros compañeros de universidad, tanto en esta como en otras tribunas. Pero no quiero dejar pasar la oportunidad de escribir otro más. Porque sí. Porque yo lo valgo.

En la UEx el curso comienza muy pronto, no queda ni un mes; el 9 de septiembre, de hecho, puede que ya tengamos clases. Y muchos están ultimando ya los preparativos para irse a Cáceres o Badajoz si hace falta, buscando piso, compañeros de piso, adquiriendo materiales, etcétera. Es un suceso importante tanto para los hijos, que van a empezar una nueva etapa, como para los padres, que también, aunque de otro tipo.

Solo quiero realizar un par de comentarios a cada uno.

A los hijos: disfrutad de vuestra época universitaria. No vais a tener otra y es preciosa, estresante, irrepetible, terrorífica y apasionante. Todo al mismo tiempo. No temáis conocer gente nueva. Trabajad, estudiad y haced todo lo que tengáis que hacer, pero tened en cuenta que hay mucha universidad fuera de las aulas y de los libros, y que muchas veces también es muy enriquecedora.

A los padres: no estéis todo el día encima de los chavales. Tienen que equivocarse, y cuando ocurra ya se verán las posibles soluciones. Yo me equivoqué, levanté la cabeza como pude y seguí adelante. El mundo no se acaba, aunque a veces lo parezca. También tienen que vivir. A la universidad se va a estudiar, por supuesto, pero también se va a vivir.

No puedo dejar de recomendaros tampoco el dossier elaborado por la revista Y ahora qué, con “cien consejos para los que se van a la universidad”. Yo no los comparto todos, pero sí la gran mayoría. La imagen superior, por cierto, es de Lauren Manning y fue compartida en Flickr con licencia CC-BY 2.0.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.