Imagen por Ramón Cutanda

Comunidades de vecinos, atención, porque después del verano es muy probable que muchas tengan que afrontar el coste de la reprogramación o sustitución de algunos elementos de su instalación de televisión (sobre todo los amplificadores de banda estrecha no programables). El dividendo digital otorgó a las operadoras de telefonía móvil una banda de frecuencias que actualmente está ocupada por los servicios de televisión. Y serán los usuarios los que asuman ciertos gastos para seguir viendo la televisión, a pesar de que hace tiempo se decía que se pagaría con parte del dinero obtenido por la subasta.

Muchos no querrán afrontar ese coste de nuevo (primero hubo que adaptar casi la totalidad de las instalaciones para el paso a la TDT, que requiere de una señal mucho más nítida que la televisión analógica: si la señal era débil o había ruido/eco, la TV analógica se veía un poco borrosa, con «nieve»; la digital directamente ni se ve ni se oye). Se quedarán sin ver muchos canales: aquellos que sean reposicionados en el espectro y que, en la práctica, son los de ámbito nacional. Esto se aplica, no obstante, a aquellos que tienen amplificadores de banda estrecha no programables; si son de banda ancha o programables el coste estará entre nulo y mínimo.

El 4G opera en la parte de mayor frecuencia del UHF, que también ocupan algunos canales de televisión (lo que vemos como canales entre el 61 y el 69; más información en el wiki de BandaAncha.eu), y en esa banda, al menos en Cáceres, están Canal Extremadura, el mux de RTVE, el de Sogecable (por donde se emiten Cuatro, Divinity, laSexta y GolT), el de Telecinco (por donde también se emite, además de sus canales hermanos, Intereconomía) y el de Antena 3 (por donde van todos sus canales, además de Discovery MAX y AXN). Todos esos canales son los que se moverán.

Aunque veo un problema adicional y que deben corregir cuanto antes, a poder ser antes de que empiecen a emitirse las señales de las operadoras móviles. Todos somos conscientes de la existencia de emisores de televisión sin licencia (sobre todo si vemos en nuestro receptor canales llamados DATA TEST), que pueden operar, perfectamente, en esa misma banda. Emisoras sin licencia pueden interferir con aquellas que sí la tienen: pueden estar ocupando ahora mismo frecuencias que van a ocupar próximamente los canales principales, o muy próximas; y si se mudan a la banda que queda libre, pueden acabar interfiriendo los servicios de telefonía móvil.

Si no interfieren con servicios legítimos, por mí, no hay problema. En el momento en el que lo hagan deberá entrar en acción el gobierno (coordinado con las Comunidades Autónomas, que son quienes tienen las competencias en esta materia). Tendrán que acabar con este problema: o cumplen la ley y se mudan, o apagan los emisores (me gusta más esta segunda opción). Pensad que quizá el canal de tarot de turno, o el telechat con música machacona de fondo, no nos interese lo más mínimo, pero un canal como TeleK hace servicio público. Y TeleK estuvo a punto de desaparecer por este tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.