HP OfficeJet 3831

En un nuevo episodio de vivo en el pasado, tras comprarme un teléfono fijo (con contestador automático integrado, srsly), me he comprado una impresora multifunción. Concretamente una HP OfficeJet 3831.

Se supone que tiene mogollón de funcionalidades interesantes, pero yo me quedo con el hecho de que es una impresora WiFi compatible con AirPrint sin hacer nada más, y con el hecho de que tiene alimentador de documentos en la parte superior, ideal para escanear documentos de varias páginas.

Funcionalidad básica

Lo primero: es una impresora. Imprime. No hay mucho que objetar. Funciona razonablemente rápido (entre 5 y 8 páginas por minuto para texto a color o en blanco y negro). No he conseguido habilitar un modo de impresión a doble cara, pero no es nada especialmente preocupante, solo nos añade un paso más si queremos imprimir de esta forma.

La impresora es compatible con AirPrint out of the box, por lo que puedo usarla para imprimir desde el iPad, el iPhone o el Mac sin instalar nada, y sin conectarla a ninguna parte que no sea la red inalámbrica de mi casa. También es compatible con Google Cloud Print. También dispone de una funcionalidad que permite imprimir documentos enviándolos a una dirección de e-mail. Imprimiría tanto el cuerpo del e-mail como los adjuntos. Mi sugerencia es enviar un PDF (o varios) adjunto y un cuerpo vacío. 

Lo segundo: es un escáner. Escanea, y a una calidad más que suficiente para muchos casos. Es agradable poder hacerlo desde el diálogo del sistema, tanto desde el cristal como desde el alimentador de documentos, aunque el alimentador de documentos no es duplex, por lo que tendremos que escanear cada cara por separado y luego unir el resultado en el PDF. No sé si el software de HP lo haría automáticamente. 

Lo tercero: permite hacer copias, y lo hace bastante bien. Tiene además un modo integrado para hacer copias de documentos de identidad, aunque está ligeramente oculto en el menú de la pantalla de la impresora, táctil y en blanco y negro (lo que es más que suficiente para el tipo de operación que tendría la impresora). 

Tiene un menú que podemos manejar desde la pantalla táctil y que incluye una función añadida que no tengo claro si es interesante o no. Se trata de HP Quick Forms. Permite imprimir cosas como pentagramas, pautas de caligrafía, calendarios sencillos, checklists o sudokus directamente desde la impresora. En cualquier caso no estorba.

Podemos acceder también al servidor de la impresora para configurarla, si no tenemos software para ella. También para escanear sin necesidad de software.

HP Instant Ink

Tiene una característica muy chula, que es que la impresora puede funcionar con cartuchos de tinta comprados por mí mismo, como si fuera el año 2000, o puede funcionar bajo un modelo de suscripción.

Esto significa que, con una cuota mensual, HP se encarga de mantenerte surtido de tinta, pagando por páginas impresas, da igual que sea texto o que sean fotos, da igual que sean cartuchos negros o a color. Es la propia impresora la que se encarga de solicitar los cartuchos cuando el nivel de alguno de ellos se encuentra demasiado bajo. Para que esto funcione, obviamente, la impresora debe estar conectada a Internet.

Te envían cartuchos de tinta (que además son más grandes que los XL que podrías adquirir por ti mismo) y luego dispones de un panel de control desde el que seleccionar el plan que quieres para tu impresora compatible con HP Instant Ink. Puedes inscribirte cuando quieras y de manera gratuita: el plan más bajo incluye 15 páginas al mes de manera gratuita, y puedes cambiar de plan en cualquier momento, o pagar por páginas extra. También se acumulan las páginas no usadas de un mes para el siguiente.

Para los que imprimimos poco, como yo, es ideal, porque no tenemos que preocuparnos de nada de esto. 

Lo raro y lo malo

Sí que tiene algunas carencias. No es una impresora adecuada para imprimir fotografías. La calidad podrá ser suficiente, pero no es la impresora con mayor definición para imprimir nuestros recuerdos. Yo mismo he impreso unas cuantas fotos y, la verdad sea dicha, se ven bien, aunque no sea igual que pedir a un estudio que las imprima o que imprimirlas con otro tipo de impresoras más adecuadas (como las de la gama Envy de HP). Tiene una resolución de 600×300 ppp.

Además, se supone que tiene fax, pero tenerlo conectado quizá sería demasiado vivir en el pasado. Es 2018, quién narices pide que le envíes un fax, y para qué. Es más, sinceramente no sé si funcionaría, en tanto que en mi casa el teléfono fijo va a través de VoIP a través de la conexión de fibra.

La impresora, además, no parece tener funcionalidad para imprimir a doble cara automáticamente. Habría que imprimir primero las pares y luego las impares. No sé si con el software de HP se habilitaría la funcionalidad. Además, en la pantalla permanece una opción llamada “Imprimibles” cuyo retiro ya anunció HP. No es un icono que funcione y, por suerte, se puede desactivar a través del portal Web de la impresora.

Además, por alguna razón, en mi portátil no he conseguido instalar el software de HP, quedándose tostado tras introducir la contraseña. No es mucho problema, porque configuré la impresora con el driver de AirPrint y funciona casi todo, pero me habría gustado poder probar el software oficial.

Y un detalle tonto: la impresora tiene politonos. 

Mi opinión

Obviamente no es una impresora para imprimir de manera intensiva (sobre todo porque en ese caso la opción es clara y pasa por ser una impresora láser). Pero para ser parte de una oficina en casa, o para imprimir ocasionalmente, me parece un producto adecuado. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.