Comentarios de Facebook en blogs: sentimientos encontrados

Como puede que sepáis, desde hace unas semanas tengo un pequeño proyecto familiar con mi madre. Básicamente de momento se reduce a un blog donde cuelga y muestra sus labores como artesana del bordado. No es de actualización muy frecuente, pero en hacer una de esas labores se invierte bastante tiempo. Lo que comprobé rápidamente es que el engagement mejoró en cuanto dejé de usar el sistema de comentarios de WordPress para pasar a integrar el de Facebook. Y la razón es simple, realmente. A mí me da igual poner mi nombre y mi correo electrónico cada vez que escribo un comentario.

Pero el público objetivo de ese tipo de publicaciones quiere poner comentarios y nada más. Punto. No quiere preocuparse de nada más. Además, si fuera posible, preferirían ponerlos desde el propio Facebook, sin tener que ir al portal (tengo que ver si existe el modo de integrar ambos sistemas de comentarios, de manera que un comentario en la entrada de la página en Facebook se refleja en la correspondiente en el blog). No obstante tengo sentimientos encontrados. Y es que si Facebook deja de funcionar, los comentarios de ese blog también se desvanecerán. Los comentarios dejan de pertenecerme, dejo de tener control sobre ellos. Y no me acaba de convencer. No obstante… todo sea por el engagement. A ver si termina funcionando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *