Cola de la manifestación del #22M en Cáceres

Hoy es día de parones en nuestro país a causa de los recortes en educación. La huelga ha abarcado a todos los niveles educativos (preescolar, primaria, secundaria y estudios superiores), y no es para menos, dado que los recortes que planea el gobierno para este departamento son brutales.

Lo que los estudiantes percibiremos será una mayor masificación en las aulas, una gradual desaparición de los títulos menos demandados, menos becas y de menor cuantía que provocará que muchos de nosotros tengan que abandonar la universidad por no poder pagar la matrícula para hacer no-se-sabe-qué (porque trabajar, lo que es trabajar, malamente). Es el momento de salir a la calle y luchar por lo que durante años nuestros padres han luchado

Que el gobierno no está de nuestra parte es algo más que obvio, sobre todo si atendemos a las declaraciones del ministro que se encarga de nuestro departamento en las que dice que «si la gente no puede estudiar es porque no se priva de otras cosas».

Mientras muchos políticos de las altas capas todavía piensan que el café cuesta ochenta céntimos hay hogares en los que a duras penas se llega a fin de mes (si es que se llega, y demos gracias a que los tipos de interés están bajos porque en caso contrario las hipotecas ahogarían no una ni dos economías familiares) y en los que, sin una beca de estudios, sería imposible que un hijo estudiara en la universidad.

En definitiva, todos tenemos que luchar por lo que durante estos años se ha conseguido en nuestro país. Ya no por nosotros, que ya lo tenemos crudo, sino por las futuras generaciones.


Enlaces relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.