Últimamente estoy viendo (y siguiendo) cada vez más newsletters: yo introduzco mi dirección de e-mail para que sus autores me envíen, cada semana o cada pocos días, contenido interesante que leer. Es un formato que en absoluto me disgusta (y que de hecho alguna vez me he planteado adoptar para estas alocadas disertaciones que acabo publicando por aquí), pero al final siempre me decidí por mantener este blog «tal cual».

¿Por qué? La razón es simple: una newsletter complica mucho poder crear comunidad a su alrededor. Sin sitios externos, no puede crearse una comunidad con este formato: únicamente diálogos entre emisor y receptor. Por poner la analogía analógica (valga la redundancia): sería como si yo, cada semana, enviara un puñado de fotocopias de una carta, y que luego quien quisiera me respondiera. Sin más.

Siempre me hará ilusión responder a los mensajes de gente que se haya interesado por contactar conmigo, pero nunca no será lo mismo que tener comentarios en alguno de mis artículos (como aquel que escribí sobre el servicio de autobuses de Cáceres) y generar comunidad entre sus autores.

El formato blog me permite llegar a cada uno de los tres cuatro lectores asiduos de esta humilde bitácora. Siempre pueden recibirse como una newsletter, por supuesto (podéis introducir vuestro e-mail en el pequeño formulario de la columna de la derecha). Pero siempre preferiré tener una pequeña comunidad aquí que un montón de gente que me lea (o no).

Bonus

Actualmente sigo tres newsletters, que os recomiendo enormemente:

  • La Bonilista de David Bonilla. De hecho su último artículo es el que me ha inspirado para hacer esto, coincidiendo incluso en alguna de sus ideas. Publica los domingos.
  • Caída Libre, la newsletter de Vir, recientemente estrenada (¡bienvenida!). Publica un post textual los lunes y un vídeo los viernes.
  • La del blog de Ángel, aunque el contenido es el mismo que está en su blog. Publica artículos los lunes y los jueves.

La imagen es de Cynicalview, por cierto, licenciada usando CC BY-NC-ND

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.