Imagen por Rusty Sheriff.

Micrófono

Me ha dado por recordar hoy. Hace unos años me dieron un curso sobre accesibilidad relacionada con las TIC, y una de las partes que más me asustaba era aquella en la que, por equipos, defendíamos una postura, y siempre me tocaba a mí ser portavoz y hablar ante el resto de la clase. Me daba auténtico pánico, y se me notaba muy nervioso.

Quién me iba a decir a mí que hoy, dos años después, hablaría en público con total soltura, e incluso habría participado en algún programa de radio todo lo dignamente que pude (y más con lo seca que tenía la boca en aquel momento). Hablar en público y ser bueno haciéndolo es, básicamente, cuestión de práctica. Salvo que exista algún problema por debajo (pánico escénico, por poner un ejemplo).

Perdamos el miedo a hacer presentaciones. Perdamos el miedo a dar charlas. Si sabemos de lo que vamos a hablar y estamos seguros de ello, lo demás viene solo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.