En el momento de publicarse este post estaré cumpliendo exactamente dos años (sea con una hora de margen, no recuerdo el retraso que tuvo el autobús) desde que me mudé a Madrid.

Me vine con dos maletas y una mochila y, sinceramente, no pensaba que iba a aguantar ni un mes, ni mucho menos un año. Y aquí estoy escribiendo esto, dos años después, en la misma habitación a la que entré con esas dos maletas.

Con dos años de experiencias en la capital bastante agridulces pero satisfactorias en todo caso. Con muchos viajes y conciertos a la espalda.

Muchos cafés tomados, muchas cañas probadas, muchos trenes cogidos a tiempo (y alguno perdido). No mucha parranda pero sí mucha fiesta. Muchas cosas aprendidas tanto en Deloitte como en Tecnilógica Liquid Squad. Y las que me quedan por aprender todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.