Falso gurú

Algo que últimamente me atormenta es la impresión de estar comportándome como un gurú, como una persona que lo sabe todo (cuando es evidente que no es así, ni por asomo). Tras casi 18 años (bueno, como queráis; 17 y 8 meses) sé que tengo una cierta experiencia de la vida, de mi vida, y de cómo moverme por ella. Pero está claro que no me da derecho a escribir entradas como la anterior en éste mismo blog.

Sí, sí, todo lo que queráis, es mi blog y me lo follo manejo como quiero, hago lo que me da la gana con mi espacio personal, libertad de expresión, es puramente mi opinión y todo lo que queráis. Pero no me parece de recibo permitirme hablar como una persona que sabe de lo que habla sobre temas en los que claramente patina. Como bien es la política, o como bien podría llegar a ser la música (salvo un par de estilos bien contados, como pueden ser el power metal más moderno, o el metal y el rock español [que no estatal]). Bueno, a lo que voy, que me pongo a divagar y me lío.

Básicamente es que uno de mis propósitos para éste 2010 será intentar dejar de hablar como un gurú. Veremos a ver si dura tanto como la dieta que me propuse al empezar 2009.

La Web de los doce kilos

Se ha liado parda. Hace unos meses Moncloa repartió una serie de contratos por una serie de fondos (no demasiado poco abultados, todo sea dicho) para preparar sus seis meses de presidencia europea.

De las cifras que manejamos (porque éste tipo de cosas son públicas, ¿no?) me llaman la atención dos especialmente. Más de dos millones y medio de euros en concepto de azafatas y enlaces hacen que me avergüence de que ‘sólo’ destinen poco más de medio millón a traductores. Casi lo mismo que en la redacción de los documentos para la Web (y 150000 euros para traducirlos).

Y es la Web la que ha hecho que casi todo el Internet español ponga el grito en el cielo: 12 millones. 12 millones de euros que han sido entregados a Telefónica en el concepto general de la Web (ya se sabe, infraestructura, seguridad y software, etc). Y por una Web que prácticamente va a tener una vida de 6 meses. Imagino que transmitir los eventos por videostreaming será costoso y tener en activo la Web (que por otra parte no creo que tenga demasiado tráfico, sinceramente)… pero doce millones de euros me parece exagerado cuando hay becarios que trabajan sin cobrar en estudios de diseño y administrando servidores, y dando gracias. Debe haber alguien llenándose mucho los bolsillos con ésto. Por una Web que usa software libre (aunque no sea excusa) y que tiene tales chapuzas que deberían obligar a un par de dimisiones, como la vulnerabilidad XSS. Por dios, ¡si ni siquiera genera thumbnails de las imágenes!

Reconozco que hay cosas que son más o menos necesarias (aunque de todo se puede recortar siempre). Transportes, adecuación de los espacios, infraestructura (incluyendo esas azafatas, a los traductores y demás)… Incluso el mobiliario, aunque el presupuesto me parece también exagerado (casi 3 millones de euros). Pero no veo coherente para un gobierno que prodigaba austeridad y ahorro regalar miles de corbatas y pañuelos. Todo esto será ‘de cara a la galería’, para que se vea que España es un país poderoso, de los que manejan el cuchillo o el tenedor del mundo. O mejor dicho, para que se lo crean.

Y luego, por supuesto, recortamos el presupuesto para I+D. Que es lo que me repatea, que recortan en donde de verdad hace falta y se lo gastan en corbatitas.

Un mes con el Nokia 5800

Hace ya un mes que me compré el nuevo habitante de mi bolsillo. El Nokia 5800 que uso actualmente como aparato de comunicación me costó, recordemos, 1000 puntos de Orange + 9€ + 18 meses de permanencia en tarifa plana de datos (12€ al mes, 300Mb HSDPA e ilimitado a 128Kbps).

Ahora me ‘arrepiento’ por varias razones; y es que tengo otros 500 puntos que han añadido a mi contrato por cada 6 meses de antigüedad. Y esos puntos caducan en dos meses. Y no puedo renovar otro móvil. Pero bueno, la verdad es que hice buen negocio con el 5800 (lo venden a 49€ con las mismas condiciones en la que lo compré yo).  Lo elegí en lugar de la Tattoo, y la baja resolución de la pantalla (por consiguiente, el problema de la tienda de aplicaciones) y la ausencia de autofocus en la cámara hicieron que me decantara por el 5800. También barajé en su momento la Blackberry 8520, pero si iba a usar el teléfono como módem 3G cuando no estuviera en Cáceres no me valía un aparato que sólo soporta GSM y Edge.

¿Qué me está pareciendo el teléfono? No es una pasada del todo. Las cosas como son, tiene que mejorar bastante. Pero son detalles, únicamente. Porque lo que es el teléfono en su conjunto tiene, para mí, un notable alto. Será que soy poco exigente.

Continuar leyendo “Un mes con el Nokia 5800”

Día de los Inocentes

Hoy es el día de los Inocentes (aunque pocos monigotes como el de la imagen, propiedad de amapola1, se ven ya por la calle), y es un día en el que los que blogueamos cosas ‘con rigor’ tenemos que tener un especial cuidado y contrastar mucho las noticias. Porque a veces se nos van de viaje indefinidamente, o se nos retira el batería de uno de tus grupos favoritos a un monasterio (al que entra desnudo; seguro que sin ver el enlace podéis saber quién es).

Mucho cuidado con lo que leemos y con lo que nos creemos.

Bienvenido a mi mundo

Toca renovarse. Ésto aún no es visible, pero puedo contar más o menos mis planes.

  • macram.es se transformará en mi Web personal, de nuevo. Mis fotos, mis vídeos, mis reflexiones sobre lo que sea (no necesariamente personales).
  • nadandoensoma.info será el complejo de Webs donde volcaré contenido útil; el dominio principal será lo que hoy es el blog de música, i.nadandoensoma.info será el tumblelog, f.nadandoensoma.info el fotolog, y quién sabe cuantos más.