Por qué no recomiendo más Namecheap

Sabéis que tengo un blog de cámaras de acción. Como con todo blog, necesité un dominio y un hosting. Como dominio registré camarasdeaccion.es en Namecheap, y como hosting empecé en Surpass y luego migré a Siteground. Pues bien: sigo recomendando Siteground, pero no voy a volver a recomendar Namecheap. Os cuento el por qué.

Esta mañana me llegó este correo de Nic.es:

Le comunicamos que el día 28/11/2016 finaliza el periodo de renovación del nombre de dominio “camarasdeaccion.es“.

Le informamos que hasta el momento el Agente Registrador 1API, encargado de la gestión del mismo, no ha procedido a la renovación. Por tanto, en caso de estar interesado en renovar su nombre de dominio contacte con su Agente Registrador para que proceda a renovarlo.

Le recordamos que si existiese algún problema para renovar su dominio a través de su actual Agente, puede ponerse en contacto con otro Agente Registrador acreditado, o bien prescindir de Agente y gestionar usted mismo el nombre de dominio.

Le informamos que, si con posterioridad a la fecha de caducidad no hemos tenido constancia del pago, el nombre de dominio quedará desactivado temporalmente. Puede consultar la Fecha de Caducidad de su dominio desde el buscador disponible en www.dominios.es.

Posteriormente, si no se produce el pago de la tarifa pertinente para la renovación del nombre de dominio, éste causará baja por impago, quedando a continuación libre para su asignación.

Si desea alguna aclaración adicional puede contactar con nuestro Centro de Atención al Cliente en el teléfono 902 010 755 o bien mediante el correo electrónico info@dominios.es.

Inmediatamente después fui al panel de control de Namecheap para intentar renovar el dominio, y me cuentan que “solo puedo renovarlo 12 días antes de la fecha de caducidad”. Que es algo que, efectivamente, aparece en sus FAQ.

Me pongo en contacto con ellos a través del chat y me cuentan, básicamente, esto:


To our regret, your domain is now in a redemption state. In order to re-instate it in this phase, there is a $200.00 fee plus regular $9.98 to renew.

If you wish to take the domain out of redemption and if you are the original registrant of this domain, please prefund your account so we can manually process the reactivation for you.

Unfortunately, if an .ES domain is not set to auto-renewal or not renewed manually at least 12 days before the expiration date, it immediately enters the redemption period. You may check this at https://www.namecheap.com/support/knowledgebase/article.aspx/9296/36/how-do-i-renew-es-domains if you wish.

We cannot but agree that the redemption fee is very high. It is set by our upstream Registrar and domain Registry, that is why there is not much we can do to waive it. We highly recommend that you take all possible precautions in order not to miss the expiration of your domain. If your domain is already in the Redemption Period, and you do not want to pay the fee, you may wait until it is released by the Registry into the public pool (normally, .es domains get released in about 30 days after the expiration) or backorder your domain using any backordering service (we recommend Namejet.com for this purpose).

Para el que no quiera leerlo en inglés, un resumen rápido: que si lo quiero renovar tengo que pagar 200 dólares. Y no voy a hacerlo.

Una rápida llamada al 902 de Dominios.es me confirma que lo puedo transferir sin dolor y que el proceso es bastante sencillo, siempre que tengas acceso al e-mail que está en el Whois del dominio. Era el caso. Así que ese dominio ya está transferido.

Mis podcasts preferidos

El año pasado recuperé el gusto por escuchar podcasts. Ya sabéis, esos emepetrés que se te descargan solos y que te permiten escuchar radio cosas cuando quieras como quieras. Hace unos años les cogí el gusto bastante fuerte, pero cuando terminó Kafelog perdí el interés. Es más: hasta me compré la versión Android y la versión Web de Pocket Casts, y realmente lo utilizo.

Por eso os quiero enseñar los podcasts que escucho. Os los recomiendo todos y cada uno de ellos.

  • Los 3 Chanchitos. Soy muy fan de este podcast por divertido y ligero. También porque saben de lo que hablan (y si no, aprovechan y lo aprenden). Y qué demonios: porque soy muy fan de Clara Grima.
  • Aviario. Cápsulas cortas interesantes sobre fauna internetil.
  • Carne Cruda y La Cafetera. Eso sí, un detalle: intento escucharlos en directo o a lo largo del mismo día. No voy más atrás porque muchas veces no tiene sentido. Aunque sí que hay algunos que me guardo para escucharlos con calma.
  • El Gran Apagón. Qué decir que no haya dicho ya.
  • El Irrelevante -hasta que dejaron de sacar episodios porque sus vacaciones parecen haberse alargado :(-
  • En qué puedo ayudarle. Cápsulas cortas de humor absurdo ambientadas en un centro comercial.
  • Personas con Historia. Programa de Onda Campus (pero que no me parece radio convencional en absoluto) en el que el profesor de la UEx Pedro Luis Lorenzo nos habla de personas importantes en la historia mundial.
  • Radio Skylab. Ciencia en tono tranquilo pero fácilmente escuchable.
  • Cantes Rodados. También radio, en absoluto convencional (estamos hablando de Gladys Palmera). Programas de música de los que nunca sabes qué te puedes esperar. Y eso me encanta.

Me suelen espantar programas largos y que tienen un tono de “me estoy aburriendo a mí mismo”.

Quiero omitir Arrabé, Tarataña, Lapsus, Negra y Criminal, Oh! My LOL y el Todo por la radio, porque son radio convencional pero que escucho en diferido por mera conveniencia.

Imagen | Casey Fiesler

Cambiar de hosting un blog: fácil, rápido e indoloro

Estos días estoy dedicando parte de mi tiempo a trasladar algunos de mis sitios Web de mi antiguo hosting en SurpassHosting a un plan en SiteGround, que mantendré al menos un año (y que la verdad es que va como un tiro). Todos estos sitios Web están basados en WordPress, con un conjunto diferente de plugins y temas para cada uno, y por supuesto con distintos datos. Y el proceso al final ha resultado bastante sencillo.

Tenemos que tener acceso a ambas cuentas de hosting para poder llevarlo a cabo.

En el hosting antiguo

  1. Hacemos un backup de todos los archivos. Podemos omitir los de wp-super-cache. Para ello, accedemos por FTP o simplemente a través del administrador de ficheros de cPanel, hacemos un zip con todo y nos lo descargamos.
  2. Hacemos un dump de la base de datos. Consultamos el fichero wp-config.php para ver qué base de datos es la que debemos usar, accedemos a phpMyAdmin, buscamos la base de datos, “Exportar” y esperamos un poco. En el caso de musicafolk.es, por ejemplo, ocupó poco más de dos megas.
  3. Ponemos un mensajito en el blog antiguo para identificar que es el antiguo. Esto es opcional.

En el hosting nuevo

  1. En el panel de control, damos de alta el dominio.
  2. Subimos (y opcionalmente descomprimimos) el backup del blog que hicimos antes.
  3. Creamos una base de datos MySQL, un usuario con una contraseña que conozcamos, y damos permisos a ese usuario a la base de datos que hemos creado.
  4. Abrimos phpMyAdmin, y en la base de datos que hemos creado, importamos el dump que hicimos antes.
  5. En wp-config.php del blog del hosting nuevo, cambiamos host, nombre de base de datos, usuario y contraseña de acceso a la base de datos.

En el panel de control del registrador del dominio

  1. Cambiamos DNS del dominio del antiguo hosting al nuevo hosting.
  2. Esperamos unas horas.

Opcionalmente tendremos que hacer también la migración de las cuentas de correo y de su contenido, pero eso será carne de otro post.

Actualizando mi radio: Ocean Digital WR-232

Ya sabéis que soy muy radiófilo. Y que escucho la radio en mi pueblo con un precioso (y muy retro) modelo de Philips que heredé de una vecina. Pero en Madrid me ha entrado morriña y he decidido hacerme, de segunda mano, con una radio digital para escuchar emisoras por Internet.

El modelo elegido ha sido el Ocean Digital WR-232 por su precio: la encontré por 45€ en wallablagh y después del trámite de ir a por ella, puedo decir que estoy muy satisfecho con la compra. Se trata de un modelo muy básico (apenas recibe streams de radio por WiFi y es capaz de acceder a servidores DLNA para reproducir canciones, además de permitir añadir alarmas, sin más).

La radio no es muy grande pero como altavoz es magnífica, haciendo de subwoofer sin necesidad de nada más. Por delante tiene tres botones (uno para acceder a emisoras favoritas, uno para ir al menú y otro para volver atrás) y un dial redondo que sirve para navegar por los menús. En la parte de arriba veremos más botones para activar la alarma, para pararla, para acceder directamente a las radios del país configurado… Muy chulo, aunque quizá algo confuso de manejar. También incluye un mando a distancia que funciona de maravilla.

El proceso de configuración fue sencillo: apenas encender la radio nos preguntará por la red inalámbrica a la que queremos conectarnos, y por su contraseña. Una vez hecho, aparecerá el menú principal, desde el que podemos acceder al directorio de radios por Internet preconfigurado, a la lista de favoritos, a los servidores DLNA y sus listas de reproducción, a activar la entrada auxiliar (dispone de una entrada de 3,5 en la parte trasera del dispositivo) y a la configuración de la radio, donde tocamos cuestiones como la red inalámbrica, la hora, el país en el que residimos o a la propia información del dispositivo.

La radio es muy cómoda de utilizar y funciona de maravilla, con un stream sólido, rápida en sintonizar y en funcionar. Como curiosidad, funciona con Linux. Y a mí me ha dado la vida: gracias a ella puedo despertarme con Primera Hora, el matinal de Canal Extremadura Radio (vivo en Madrid, que conste). Y dormirme con radios de sonidos de la naturaleza. Quizá le faltaría un sintonizador FM, del que sí disponen otros muchos modelos. Claro que en 2016 pocas radios emiten en FM y no por Internet. Sí, podríamos usar un ordenador o montarla con una Raspberry Pi o algo así. Pero a veces una solución out-the-box es suficiente.

Los hay más avanzados: otro de mis modelos preferidos es la Dual IR 7 S, una radio que incorpora sintonizador de radio por Internet, FM, DAB y incluso sirve para escuchar música de Spotify. Otros modelos, como la auna IR-140, no tiene Spotify pero sí todo lo demás. También hay modelos portátiles, sin altavoz incorporado. Yo os confieso: para mí es realmente cómoda.

Mr. Robot: ¿dónde te habías metido?

Habitualmente, cuando mis amigos me recomiendan una serie me la apunto en una lista que voy consultando cuando quiero comenzar alguna. Aunque eso suele pasar después de meses. Pero después de ver la primera temporada de Mr. Robot, he decidido que voy a empezar a hacerles más caso.

Qué pedazo de temporada, qué pedazo de argumento, qué pedazo de interpretaciones (sobre todo y pese a las de Christian Slater y Rami Malek, que hay veces que me ponen un pelín nervioso, aunque bueno, a la vista de los acontecimientos, comprendo bien el por qué). Qué ganas de tragarme la segunda para engancharme con la tercera cuando se estrene (la renovación la han anunciado hace nada).

Qué giro de guión. Qué precisión al tratar todos los temas técnicos (no he notado nada raro). Qué momentos de culitorcimiento. Aunque el final me ha dejado un tanto frío, la verdad. Comenzaré la segunda pronto.

La recomiendo mucho. Podéis verla en Movistar+ Series, si no me equivoco.