Un mes con el Nokia 5800

Hace ya un mes que me compré el nuevo habitante de mi bolsillo. El Nokia 5800 que uso actualmente como aparato de comunicación me costó, recordemos, 1000 puntos de Orange + 9€ + 18 meses de permanencia en tarifa plana de datos (12€ al mes, 300Mb HSDPA e ilimitado a 128Kbps).

Ahora me ‘arrepiento’ por varias razones; y es que tengo otros 500 puntos que han añadido a mi contrato por cada 6 meses de antigüedad. Y esos puntos caducan en dos meses. Y no puedo renovar otro móvil. Pero bueno, la verdad es que hice buen negocio con el 5800 (lo venden a 49€ con las mismas condiciones en la que lo compré yo).  Lo elegí en lugar de la Tattoo, y la baja resolución de la pantalla (por consiguiente, el problema de la tienda de aplicaciones) y la ausencia de autofocus en la cámara hicieron que me decantara por el 5800. También barajé en su momento la Blackberry 8520, pero si iba a usar el teléfono como módem 3G cuando no estuviera en Cáceres no me valía un aparato que sólo soporta GSM y Edge.

¿Qué me está pareciendo el teléfono? No es una pasada del todo. Las cosas como son, tiene que mejorar bastante. Pero son detalles, únicamente. Porque lo que es el teléfono en su conjunto tiene, para mí, un notable alto. Será que soy poco exigente.

Pros

  • Resolución de pantalla grande. Ideal para ver vídeos. 640×360. Buen brillo y contraste.
  • Cámara con bastante buena calidad en condiciones de luz buenas, y ‘normal’ si se ve obligado a usar el flash. 3,2Mpx, autofocus bastante preciso y con bastantes buenos resultados si no se usa Zoom, óptica Carl Zeiss.
  • Grabación de vídeo superior a todos los móviles que he tenido. VGA a 30fps.
  • Navegador basado en Webkit que permite ver la mayoría de las Webs actuales (aunque más lentamente que si se usara Opera Mobile).
  • Multitarea real. ¡Chupate esa, iPhone!
  • Procesador de sonido. Es muy bestial conectar el teléfono a unos altavoces ‘decentes’ (no los guarreros que te regalan de propaganda) y ver como suena con una calidad que nada tiene que envidiar a mi Creative Zen. Eso sí, casca un poco con los auriculares: noto el volumen un poco bajo usando el excelente manos libres que venía en la caja. No podía esperarse menos de un aparato de la gama XpressMusic, semejante a la gama Walkman de SonyEriccson (aunque el reproductor de SonyEriccson me parece superior al de Nokia).
  • Altavoz interno. De una potencia bastante alta y una calidad superior a los altavoces habituales que se incluyen en teléfonos de gama media (eso sí, sigue sin ser ‘buena’).
  • Salida de auriculares de 3,5». La del E51 era de 2,5»; con este podré usar los futuros Sennheiser sin necesidad de adaptadores.
  • Cliente de podcasting.
  • Batería: me dura del órden de día y medio haciendo un uso intenso de Internet y del teléfono en sí.
  • Symbian OS. Será lento y todo lo que queráis, pero es un sistema operativo con una base estupenda y muy personalizable. Es el más cercano, quizá, a un OS de escritorio, sobre todo a la hora de administrarlo.

Contras

  • Pantalla táctil en ocasiones poco precisa, o poco sensible (es resistiva, luego es algo que ya esperaba). Es casi obligado usar el puntero o la púa (ambos se incluían en la caja).
  • Acelerómetro. Es util para hacer y ver fotos y al navegar, pero se me antoja demasiado sensible. No puedes usar el teléfono tirado en la cama si tienes activado el control de giro de pantalla.
  • Falta software útil, como el visor de PDF que incluía mi antiguo E51 o el descompresor de Zip.
  • Sobra el GPS. Será práctico para el que lo use, pero para mí es inútil. He desactivado todos los métodos de posicionamiento para que al abrir Google Maps (o la aplicación de Mapas incluída en el aparato) no encienda el GPS y drene la batería.
  • Poca memoria RAM. Recuerdo que me era imposible tener más de una pestaña en Opera Mobile y usar otra aplicación a la vez. Se quejaba.
  • Poca memoria interna. Mi E51 tenía más. Y además otro fallo que no sé subsanar: se llena de archivos que no logro localizar (y que estoy seguro de que no se trata de la caché del navegador).
  • Teclado que no corresponde con la posición del móvil. Quiero decir, me parecería un detalle por parte de Nokia que el teclado que se fuera a usar a la hora de escribir un SMS o lo que fuera correspondiera con la posición del móvil; así, si el teléfono estuviera en horizontal desplegaría automáticamente el teclado QWERTY a pantalla completa, y estando en vertical el alfanumérico o el QWERTY pequeño. El reconocimiento de escritura sobra completamente, muchas veces no funciona bien (y teniéndolo correctamente configurado y entrenado).
  • Interfaz demasiado ‘seria’, no hay transiciones entre pantallas más allá de la galería. Ni temas intercambiables.
  • Sobra también la orangeización que ha hecho el operador. El tema de Orange que viene por defecto es feo, y la pantalla inicial que también viene por defecto es tosca y no se deja manejar bien. Lástima que Orange esté acostumbrándose a lo que tanto hace odiar a Vodafone: personalización interna del aparato.
  • La ‘galería’ permite organizar los vídeos y las fotos en directorios. Lástima que éstos directorios no sean físicos, es decir, no se almacenen en la memoria del aparato, donde encontrarás una marabunta de archivos dentro de las carpetas de imágenes y vídeos. Tan sólo se almacenan en carpetas ‘bien’ organizadas los archivos obtenidos de la cámara.
  • Lento al transferir archivos por USB, ya sea a través del protocolo MTP o en modo de almacenamiento masivo.

Sorpresas

  • El Gestor de aplicaciones permite transferir muchas de éstas por Bluetooth.
  • La cámara es de las más configurables que he visto en un móvil. Similares opciones a las del LG Viewty que tenía por casa.
  • No se me incluyó ni el ‘dock’ ni el cable para TV que se incluye en la caja ‘original’. Cosa de Orange, para ahorrarse unas pelas, imagino.

Por lo pronto éstas son las impresiones que puedo daros. Obviamente me faltan otras muchas cosas, pero no puedo exigir por ejemplo un zoom óptico o una cámara de mayor resolución en un teléfono que libre cuesta, si no recuerdo mal, 279€.

Puedo decir que me parece un aparato bastante bueno para el que quiera un smartphone para Internet, mensajería y voz y no quiera gastarse demasiado (aunque que un usuario ‘normal’ lo tuviera sería matar moscas a cañonazos, incluye funciones cuya utilidad muchos no conocerán). Y, claro está, se queda corto para el que venga de un iPhone, una Palm Pre, o el N97 (que es un 5800 con esteroides; vamos, la caña de móvil). Para mí es suficiente con lo que trae éste.

Únete a la conversación

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.