Malos tiempos para la televisión

Algo que he defendido muchas veces es que siempre es mala noticia presenciar la desaparición de un canal de televisión. Aunque, si os soy sincero, la desaparición de canales que más que seguramente veremos muy pronto no me dolerá tanto como la de Canal Nou.

Atresmedia (o, mejor dicho, su presidente Carlotti) ya anunció a través de su perfil personal en Twitter que, de tener que cerrar tres canales (algo que parece casi confirmado, los afectados serían Nitro, su reciente canal dedicado a la audiencia masculina; Xplora, su canal de docurrealities, y laSexta 3, canal de cine.

De Mediaset España sabemos poco, pero podemos suponer que los afectados serían Nueve y la muerta antes de renacer laSiete (a la que parece que cuesta enganchar audiencia, según datos de Kantar Media). Lo que está claro es que los espectadores vamos a perder oferta televisiva (aunque parca en producción, dedicándose sobre todo a la importación de contenido). No me escuece tanto como la desaparición de un medio de información, pero me sigue escociendo.

A los operadores afectados, desde luego, también debe escocerles dedicar recursos a lanzar canales y que tengan que cerrar así como así, perdiendo, de paso, soportes publicitarios (y, por tanto, potenciales ingresos).

Por cierto. Me permito comentar que nos vendieron la Televisión Digital Terrestre como “más variedad, más posibilidades”. De todo lo que nos vendieron en su momento no se ha cumplido casi nada, y lo único de lo que podemos vanagloriarnos es de tener televisión digital y en alta definición en contados casos. Quizá deberían haber vendido así la transición, enfocándose en la calidad y no en la cantidad/variedad de contenido.

Imagen | espensorvik

10 canales de la TDT que desaparecieron

Televisor
Imagen: Biblioteca de arte Fundaçao Calouste Gulbenkian
Hace unos años vivimos una auténtica explosión de canales de televisión, sobre todo con la implantación de la Televisión Digital Terrestre. Muchos de esos canales, a lo largo de estos años, han ido desapareciendo o siendo sustituidos por otros. ¿Os parece que repasemos un total de diez, para amenizar una tarde de domingo aburrida? Continuar leyendo “10 canales de la TDT que desaparecieron”

“Una estafa llamada TDT” Sí, pero no tiene nada que ver con lo que estás hablando

Me voy a permitir el lujo de responder desde mi propia bitácora al gran Javier Pérez de Albéniz, que ha publicado en su blog “El Descodificador” el post “Una estafa llamada TDT”. Hacía tiempo que no hacía este tipo de cosas, pero creo que la ocasión lo merece. Imagen por Ricardo Reis.

Antenas

Cuarta generación móvil… ¡Guau! No tengo ni puta idea de qué es la “cuarta generación móvil”, pero no hace falta ser ningún genio para imaginar las ventajas que reportará al telespectador: ninguna.

Tengo que reconocer que estoy de acuerdo con ciertos aspectos del post del señor Pérez de Albéniz, pero se da la circunstancia de que ya en el segundo post reconoce:

  1. No tener, palabras textuales, ni puta idea de qué va el asunto, y
  2. velar únicamente por los intereses de los telespectadores, por encima del resto de los ciudadanos.

Vamos por partes. Esa “cuarta generación móvil” es ese tipo de redes de las que en España ya hay pruebas piloto. Tecnologías tales como WiMax (presente en algunas zonas a nivel local para ofrecer banda “ancha” de manera inalámbrica) o LTE (tecnología elegida para la transmisión de las redes de esta cuarta generación, que abreviaré como 4G) son las que ocuparán las zonas del espectro electromagnético que serán liberadas con el dividendo digital. Estas redes tendrán, como fundamental ventaja, la transmisión de datos a mayor velocidad a dispositivos móviles. Lo he simplificado mucho porque no es el objetivo de este artículo hacer un ensayo exhaustivo sobre Long Term Evolution.

De lo que el señor parece quejarse es de que se hace “para meter mano al bolsillo del ciudadano”, y ahí no puedo estar de acuerdo con él. Porque reubicar las señales de televisión para hacer hueco al LTE no es para otra cosa que para facilitar la evolución de las telecomunicaciones de las que todos nos beneficiamos. Señor Pérez de Albéniz, ¿tiene usted teléfono móvil? ¿Ordenador con conexión a Internet? Otra de las quejas que tiene es la posible eliminación de nueve canales, pero luego abordaremos eso.

Han existido muchos fallos en la planificación de la transición a la televisión digital, no podemos negarlo. Y uno de ellos es establecer en esas bandas las señales multiplexadas de los canales que se emiten a nivel nacional. En un principio el Gobierno (por aquel entonces si no recuerdo mal todavía gobernaba Rodríguez Zapatero) iba a asumir la reantenización de las comunidades en este caso; el gobierno de Mariano Rajoy dijo que nanay, que ese gasto lo asumiera cada comunidad o cada vivienda. Segundo error.

Por otra parte, la TDT no ha traído más que ventajas. Mejor calidad de imagen, la emisión de programas de TVE en alta definición (y del fútbol de laSexta; lo de Telecinco, Cuatro y Antena 3 no lo llamo HD), radio a través de la televisión, nuevos canales (que podrán ser de nuestro agrado o no), múltiples idiomas (¡sí, pruebe a pulsar ese botón que dice “Audio” o “Lang” en el mando de su televisor o su sintonizador de TDT, y verá como puede disfrutar de mucho contenido en versión original!)… pero sobre todo lo que ha traído es un mejor aprovechamiento del espectro radioeléctrico, que en ningún caso es infinito. Tiene sus inconvenientes, sí, pero todos ellos subsanables.

El señor Pérez de Albéniz se queja también de la aparición de telepredicadores, videntes y teletiendas en la parrilla televisiva. ¿No existían acaso en la era de la televisión analógica? ¿Quién no recuerda el mítico Canal 47? Por favor, no me haga reír. De todos modos reconozco rastrera la jugada de camuflar durante mucho tiempo las teletiendas como “servicios adicionales”, emitiendo anuncios con un bitrate penoso en lugar de impulsar la interactividad, otro de los mitos que nos vendieron con la TDT.

Ya por último, esos posibles 9 canales que pueden desaparecer. Eso perjudica al televidente. Ahí sí estoy de acuerdo con usted. Pero no diga nada del 4G porque las tecnologías van a seguir evolucionando, y quien quiera seguir anclado al pasado se acabará cayendo del carro.

De la segunda resintonización y los posibles problemas

Imagen por Ramón Cutanda

Comunidades de vecinos, atención, porque después del verano es muy probable que muchas tengan que afrontar el coste de la reprogramación o sustitución de algunos elementos de su instalación de televisión (sobre todo los amplificadores de banda estrecha no programables). El dividendo digital otorgó a las operadoras de telefonía móvil una banda de frecuencias que actualmente está ocupada por los servicios de televisión. Y serán los usuarios los que asuman ciertos gastos para seguir viendo la televisión, a pesar de que hace tiempo se decía que se pagaría con parte del dinero obtenido por la subasta.

Muchos no querrán afrontar ese coste de nuevo (primero hubo que adaptar casi la totalidad de las instalaciones para el paso a la TDT, que requiere de una señal mucho más nítida que la televisión analógica: si la señal era débil o había ruido/eco, la TV analógica se veía un poco borrosa, con “nieve”; la digital directamente ni se ve ni se oye). Se quedarán sin ver muchos canales: aquellos que sean reposicionados en el espectro y que, en la práctica, son los de ámbito nacional. Esto se aplica, no obstante, a aquellos que tienen amplificadores de banda estrecha no programables; si son de banda ancha o programables el coste estará entre nulo y mínimo.

El 4G opera en la parte de mayor frecuencia del UHF, que también ocupan algunos canales de televisión (lo que vemos como canales entre el 61 y el 69; más información en el wiki de BandaAncha.eu), y en esa banda, al menos en Cáceres, están Canal Extremadura, el mux de RTVE, el de Sogecable (por donde se emiten Cuatro, Divinity, laSexta y GolT), el de Telecinco (por donde también se emite, además de sus canales hermanos, Intereconomía) y el de Antena 3 (por donde van todos sus canales, además de Discovery MAX y AXN). Todos esos canales son los que se moverán.

Aunque veo un problema adicional y que deben corregir cuanto antes, a poder ser antes de que empiecen a emitirse las señales de las operadoras móviles. Todos somos conscientes de la existencia de emisores de televisión sin licencia (sobre todo si vemos en nuestro receptor canales llamados DATA TEST), que pueden operar, perfectamente, en esa misma banda. Emisoras sin licencia pueden interferir con aquellas que sí la tienen: pueden estar ocupando ahora mismo frecuencias que van a ocupar próximamente los canales principales, o muy próximas; y si se mudan a la banda que queda libre, pueden acabar interfiriendo los servicios de telefonía móvil.

Si no interfieren con servicios legítimos, por mí, no hay problema. En el momento en el que lo hagan deberá entrar en acción el gobierno (coordinado con las Comunidades Autónomas, que son quienes tienen las competencias en esta materia). Tendrán que acabar con este problema: o cumplen la ley y se mudan, o apagan los emisores (me gusta más esta segunda opción). Pensad que quizá el canal de tarot de turno, o el telechat con música machacona de fondo, no nos interese lo más mínimo, pero un canal como TeleK hace servicio público. Y TeleK estuvo a punto de desaparecer por este tema.

La gran estafa que es la TDT

Los pocos que me leéis habréis notado, quizá, que me he mostrado siempre ilusionado desde el apagón analógico con una mejora de la televisión en nuestro país. La Televisión Digital Terrestre, que nos hizo comprar decodificadores nuevos (hasta en dos ocasiones si queríamos disfrutar de alta definición) ha traido algunas ventajas técnicas a nuestros hogares.

16:9, alta definición, mejor calidad de imagen (a no ser que estés en una zona de mala cobertura, en cuyo caso píxeles del tamaño de uñas), subtítulos, versión original (en las cadenas que se dignan a ello: por ejemplo Friends no se emite en inglés en FDF).

Pero a nivel de cadenas estamos volviendo, como bien comentó Juan Polo hace unas semanas en VayaTele (a quien me permito tomarle prestada la imagen, por cierto), a 1990, a los inicios de emisiones de Telecinco, la primera y sosa Antena 3 y a Canal+. En 2011 en lugar de competir Antena 3 contra Telecinco compiten Antena 3 de Televisión contra Mediaset, y sus respectivos ejércitos de canales (Neox contra FDF, Nitro contra Xtra o como diantres vaya a llamarse el canal masculino de Telecinco, Nova contra Divinity/laSiete, Antena 3 contra Telecinco). En menor medida compite laSexta, pero comprenderéis que su caso es especial.

¿Es esto lo que queríamos y lo que debería ser nuestra televisión? ¿Tener el panorama televisivo dominado de nuevo por los dos grandes grupos mediáticos históricos, además de por el ente público? Apuestas como la de Intereconomía, dejando aparte su no-ética periodística, suponen al menos un revulsivo. Veo7 también, aunque ahora mismo se encuentre al borde de la desaparición (y no me extraña: por lo que leo no era raro el día que hacía un grandioso 0% de share). Y confieso que en el caso de Veo7 me da algo de pena, porque había programas que sí veía (y por ejemplo Trivial Pursuit, presentado por Silvia Jato, me parecía una apuesta grandiosa). ¿Cual será la próxima? Porque La 10, la cadena de Vocento lleva ya sin programación propia desde el 10 de junio.

Parece que los rumores apuntan a que Antena 3 acabe comprando el múltiplex de Veo7 (imagino que manteniendo la emisión de Disney Channel, AXN y 13Tv). Y lo siento, pero no me gusta. Os lo dice un reciente abonado a TV de pago que ahora al menos puede ver los canales de Chello.

Los medios de comunicación de masas deben contar con cadenas de distintas ideologías y líneas editoriales. La pluralidad se hace más que necesaria en un momento en el que la cantidad de información que obtenemos los ciudadanos se encuentra cada vez más polarizada: o buscamos más información o directamente hay quien la ignora y se queda viendo Sálvame. Dejando aparte la ficción que pueda emitir cada cadena: por ejemplo Antena 3 está haciendo los deberes con Neox, igual que Telecinco (o más bien Turner) con Boing.