Mis emisoras de radio preferidas

Sabéis bien que me encanta la radio. No hace falta que os lo diga mucho. Porque no ha sido una ni dos veces. Y desde que actualicé mi radio a un modelo digital y WiFi escucho mucha más radio que antes. Al igual que con los podcasts, reconozco haberme reencontrado con ellos hace relativamente poco (y descubrir el blog de radiochips fue en parte responsable de ello).

Por eso, al igual que os conté cuáles eran mis podcasts preferidos, me gustaría mencionaros cuáles son mis emisoras de radio preferidas.

Continuar leyendo “Mis emisoras de radio preferidas”

Actualizando mi radio: Ocean Digital WR-232

Ya sabéis que soy muy radiófilo. Y que escucho la radio en mi pueblo con un precioso (y muy retro) modelo de Philips que heredé de una vecina. Pero en Madrid me ha entrado morriña y he decidido hacerme, de segunda mano, con una radio digital para escuchar emisoras por Internet.

El modelo elegido ha sido el Ocean Digital WR-232 por su precio: la encontré por 45€ en wallablagh y después del trámite de ir a por ella, puedo decir que estoy muy satisfecho con la compra. Se trata de un modelo muy básico (apenas recibe streams de radio por WiFi y es capaz de acceder a servidores DLNA para reproducir canciones, además de permitir añadir alarmas, sin más).

La radio no es muy grande pero como altavoz es magnífica, haciendo de subwoofer sin necesidad de nada más. Por delante tiene tres botones (uno para acceder a emisoras favoritas, uno para ir al menú y otro para volver atrás) y un dial redondo que sirve para navegar por los menús. En la parte de arriba veremos más botones para activar la alarma, para pararla, para acceder directamente a las radios del país configurado… Muy chulo, aunque quizá algo confuso de manejar. También incluye un mando a distancia que funciona de maravilla.

El proceso de configuración fue sencillo: apenas encender la radio nos preguntará por la red inalámbrica a la que queremos conectarnos, y por su contraseña. Una vez hecho, aparecerá el menú principal, desde el que podemos acceder al directorio de radios por Internet preconfigurado, a la lista de favoritos, a los servidores DLNA y sus listas de reproducción, a activar la entrada auxiliar (dispone de una entrada de 3,5 en la parte trasera del dispositivo) y a la configuración de la radio, donde tocamos cuestiones como la red inalámbrica, la hora, el país en el que residimos o a la propia información del dispositivo.

La radio es muy cómoda de utilizar y funciona de maravilla, con un stream sólido, rápida en sintonizar y en funcionar. Como curiosidad, funciona con Linux. Y a mí me ha dado la vida: gracias a ella puedo despertarme con Primera Hora, el matinal de Canal Extremadura Radio (vivo en Madrid, que conste). Y dormirme con radios de sonidos de la naturaleza. Quizá le faltaría un sintonizador FM, del que sí disponen otros muchos modelos. Claro que en 2016 pocas radios emiten en FM y no por Internet. Sí, podríamos usar un ordenador o montarla con una Raspberry Pi o algo así. Pero a veces una solución out-the-box es suficiente.

Los hay más avanzados: otro de mis modelos preferidos es la Dual IR 7 S, una radio que incorpora sintonizador de radio por Internet, FM, DAB y incluso sirve para escuchar música de Spotify. Otros modelos, como la auna IR-140, no tiene Spotify pero sí todo lo demás. También hay modelos portátiles, sin altavoz incorporado. Yo os confieso: para mí es realmente cómoda.

El Gran Apagón

No voy a ser yo quien os hable de Podium Podcast, el invento de PRISA Radio para intentar profesionalizar el podcast. Eso se lo dejo a Radiochips. De lo que os quiero hablar es de uno de sus productos: El Gran Apagón.

Si el verano pasado me enganché a una radio imaginativa e imaginaria como la que me proponía El Verano No Existe, ahora me he enganchado (de una forma bastante fuerte, de hecho) a este podcast que se lanza todos los lunes. Un reparto estupendo (entre los que está Nacho Fresneda, para gusto de los ministéricos), un guión electrizante y una ejecución per-fec-ta. Cada programa me deja con ganas de mucho más.

Al margen de El Gran Apagón (podcast que os recomiendo mucho, en serio; escuchadlo en la Web de Podium Podcast), debo decir que me gusta la propuesta de Podium Podcast. Sí, sus podcasts suenan a la SER. Incluso Julio López (en ese vídeo podéis ponerle cara), la voz más mítica de la SER, aparece por ahí en alguno de los podcast.

Para mí, que suene a la SER, es casi garantía de calidad. Me alegro de que Podium Podcast no sea otro invento para poner programas de la red, sino que sea una cosa distinta.

Y sí, soy muy de la SER. Lo reconozco.

¿En diferido? Depende

Sabéis que soy muy de radio. Y ahora que tengo una jornada de trabajo decente escucho más radio que nunca, tanto en directo como diferido (aprovechando además que el dial de Madrid es una puta locura). Hay muchas emisoras, hay muchos programas y hay muchas alternativas que escuchar. Y me he dado cuenta de que no todos los programas son válidos para todos los momentos, o mejor dicho, no todos los programas funcionan para el diferido.

Continuar leyendo “¿En diferido? Depende”

“El verano no existe” es un programa delicioso

Soy muy de radio. Ya lo sabéis. Y sobre todo, soy muy de radio de acompañamiento mientras haces otras cosas, siendo (o fingiendo ser) productivo.

Y “El verano no existe” es mi descubrimiento de este verano para acompañarme los sábados por la tarde. Lo escuché, de casualidad, en un viaje; flipé porque estaba escuchando la SER y, bueno, en la SER no esperas escuchar radioficción, sino tertulias, información o algo rollo “La Ventana”, “A vivir…” o “Hablar por hablar”. Y, incluso por extraño, me enganchó. Luego lo recordé gracias a radiochips y, bueno, me estoy escuchando todos los programas del tirón hasta ponerme al día. Y puede que me los descargue para volverlos a escuchar posteriormente.

Nunca había escuchado radioficción y la verdad es que es refrescante, por el hecho de ser radioficción y por el tipo de ficción, de un posmodernismo que, como bien dice el amigo Pacman, es más propio de Radio 3 que de la SER. De hecho, bueno, Mona León Siminiani es una habitual de Radio 3.

Podéis escuchar “El verano no existe” hasta dentro de dos semanas (una pena), los sábados de 8 a 9 de la tarde a través de vuestra emisora más cercana de la Cadena SER (ya sabéis, Radio Barcelona, Radio Madrid…), o directamente a través de los podcasts del reproductor de la Cadena SER. No sé si durará más allá de este verano (es un programa muy estacional: el verano es una época singular en sí misma). En cualquier caso, que viva el verano por permitir este tipo de experimentos. Y que viva la gente de Radioimaginamos por haber parido “El verano no existe”.

Actualización: he sido enormemente oportuno. Me acabo de dar cuenta de que el 8 de agosto, el día en el que escribí originalmente el post, fue el día en el que se emitió el último capítulo de “El Verano No Existe”. ¿Habrá algún tipo de continuación? ¿Otros proyectos similares?