Chorizos

Ante todo, primero el disclaimer: soy un ciudadano más y hablo como tal. Y, segundo disclaimer: ruego me perdonéis las faltas ortográficas, estoy escribiendo en la BlackBerry.

Las noticias sobre las presuntas tramas de corrupción (del PP o del PSOE, me es totalmente indiferente) no hacen otra cosa que amargarme hasta la mejor comida. Ver que la gente considera el servir al resto de ciudadanos como un negocio (y nada más)… Se desvirtúa la democracia.

Para mí ser político (además de ser un trabajo y como tal ser bien retribuido) no es estar chupando del bote toda la vida, yo o mis amigos. De ser yo político alguna vez (que a estas alturas lo dudo) procuraría no ser infiel a mis ideales, a mis promesas. No traicionaría a mis electores.

Reconozco que ahora las circunstancias requieren de trabajo y esfuerzo extra por parte de todos. Pero ese ‘todos’ incluye algo: que los que más tienen y los que más cobran a final de mes contribuyan más. No es ser patriota tener tu dinero guardado en Suiza para evadir impuestos. O pagar y cobrar en negro para evitar pagar a Hacienda. O, mientras cobras el paro, trabajar y cobrar bajo cuerda para, además, aprovechar y cobrar las becas de educación.

Hacienda somos todos: sanidad, educación, pensiones, ayudas a desfavorecidos, becas para estudiantes, seguridad ciudadana, infraestructuras. Todo eso se financia con nuestros impuestos. Y, ojo, no vale decir que ‘como yo llevo a mi niño a un colegio privado no pago impuestos’. Somos más de 46 millones, y todos debemos ayudarnos a salir del hoyo. Seamos ricos o no tan ricos, estudiemos en lo público o lo privado, tengamos plan de pensiones con un banco o con la Seguridad Social. Todos somos españoles. Por desgracia la picaresca es generalizada, y los honrados escasean. El que puede trincar, trinca; el que puede ahorrarse impuestos, lo hace. Sin importar nada más.

Eso sí, añado: no estoy de acuerdo con los recortes a las pensiones o a la sanidad mientras seguimos gastándonos millonadas en propaganda, mientras nuestros diputados cobran en dietas una burrada (comparado con el grueso de la población) para no ir a trabajar, o hacen oidos sordos a los escándalos de corrupción al ser de su partido, o mientras nuestros líderes políticos prefieren increparse mutuamente cual escolares a trabajar juntos para mejorar nuestra situación. Reitero: la de todos. Y, al ser políticos, se supone que con el cargo adquieren un compromiso para mejorar la vida de sus ciudadanos, ¿no?

Tiene huevos, desde luego, que solo estemos unidos por el puñetero fútbol. Estoy bien seguro de que una semana después del final del Mundial seremos tan egoístas como antes de empezar el campeonato.

Entrevista a Wardog [redifusión]

Hace tiempo, cuando aún vivía  la primera generación del Macram’s Blog, le hice una entrevista a uno de los bloggers que más admiro. Hoy me decido a resacarla a la luz, dado que mucha gente sigue buscando esa entrevista y quiero que esté disponible sin necesidad de cachés ni nada similar.

Además aprovecho para sacarla ahora que estoy de exámenes y que no puedo actualizar con contenido de pseudocalidad. Dadle caña 😉

Yo: ¿Por qué Wardog y no Pepe, por poner un ejemplo?

Wardog: Cuando yo estaba estudiando, un buen día un compeñaro y amigo se llevó una copia de Quake II a clase para sobrellevar lo mejor que pudiésemos las aburridas clases de “Relaciones en el Entorno de Trabajo”. El caso es que empezamos a echar partidas deathmatch ya no uno, sino toda la clase. Aquello era brutal. Poder meterle un bazookazo en la boca a tu profesora impunemente era una delicia.

Con tanta gente jugando, convendrás conmigo en que, o desarrollas una técnica propia o no te comes un rosco, y menos con Nightwolf pululando por allí, que es la cosa más bruta que me he encontrado.

Mi técnica era muy sencilla. Consistía en enganchar un arma contundente, como las supershotgun o el lanzacohetes, buscar un lugar alto y tirarme sin mirar para caer por sorpresa sobre el enemigo y desguazarlo. Nada de campear. Subir, saltar, matar, recuperar vida y volver a subir.

En poco tiempo la cosa fue dando sus frutos y consguía frags por un tubo. En el aula sólo se oía “¡Dios! ¡Que hijoputa! ¡Otra vez el perro! ¡Perroooo! ¡Más que perroooooo!”. Supongo que llevar un muñequito de Snoopy ensagrentado tuvo muco que ver. Claro, tanto decirlo, tanto decirlo, al final ya me quité mi nombre real del juego y estrené mi nick: WarDog. Y desde entonces en internet soy Wardog.

Continuar leyendo “Entrevista a Wardog [redifusión]”

Hay que tener cuidado

Como consejo personal para todos los que poseáis gadgets con pantalla y que hayan costado una pasta (o a los que tengáis especial cariño): nunca lo llevéis en los vaqueros.

Y menos si en ese mismo bolsillo lleváis dinero,  las llaves o condones. Porque podéis acabar con la pantalla de cristal líquido con una bonita marca de llave (y una bonita marca negra).

Ya no tanto por la marca negra, sino por la fragilidad. Os cuento: por alguna razón que desconozco tras una mañana con la BlackBerry en el bolsillo apareció con un punto del tamaño de una lenteja apagado. El problema no es tanto ese punto (la pantalla aún debía ser legible). Continuar leyendo “Hay que tener cuidado”

Los eventos de Tuenti: mundo aparte

(Notas del editor en pequeño al lado de las partes reseñables)

¿Quien es el mejor?, Lucha, Siente, emocionate, Ahora Tuenti se une a Microsoft (sí, y también se volverá tu icono azul del Messenger si pasas el evento a 85 millones de incautos como tú, les falta añadir) y añade juegos de MSN para que los usuarios de tuenti puedan competir entre ellos además de por ver quién tiene la foto principal más chorra, la instalación es simple:
1º Selecciona sí o quizás voy y reenvia este evento a todos tus amigos. Este es el paso clave.
2º Entras y te registras en: Inserte aquí enlace acortado con bit.ly o algo similar para que no se note que es BeRuby.
3º Vas a tu correo y confirmas tu cuenta
4º En la web que te has registrado accedes al apartado “Anunciantes > Pagan por visita > Visitas todas las webs que salen haciendo click en la flechita verde. Estoy empezando a ganar pasta a costa de vuestro tiempo, lameruzos.
5º Accedes a Pagan por registro > Te registras en “doctortrade”, “Ofertius” y “Viagogo”.
6º Vas al apartado “Mis Datos”, Seleccionas la casilla “Activar Juegos Tuenti” y pulsas en aceptar. (Si no haces todos los pasos anteriores no te saldrá esta casilla. Y si los haces no te preocupes que tampoco saldrá.)

Que los eventos del Tuenti son un mundo de fantasía donde si reenvías el evento a todos tus contactos además de darles tu tarjeta de crédito, la escritura de casa y a tu hermanita pequeña podrás salvar ballenas, evitar que se extinga el atún rojo, curar mágicamente al niño con leucemia (los niños con leucemia se curan donando médula ósea; si quieres salvar al niño que lleva circulando por Internet desde que Hotmail tenía 2Mb de espacio dona médula ósea, no llenes Internet de mierda y, sobre todo, no me incordies), hacer que Borjitaah* se depile con cera caliente (aunque esto parece que sí fue cierto, y que debió dolerle al chaval) y, entre otras lindezas, saber quién te visita en Tuenti y más. Todo eso a base de incordiar a tus contactos a base de invitaciones a eventos chorras. Continuar leyendo “Los eventos de Tuenti: mundo aparte”

Más alumnos bocazas

¿Por qué éste post? Para contestar a Juankiblog, sin bajar el scroll de su blog 800 píxeles. Avisados quedáis, voy a explayarme.

Todos hemos tenido que lidiar en clase con cabestros de todo calibre. Por el mismo aula que el que aquí escribe ha pasado gente que hablaba, insultada, escupía, se peleaba en clase… Curiosamente en mi caso ha sido un grupo muy reducido de personas: uno o dos por año.

Muchas veces me da daba (por suerte desgracia edad ya no estudio allí) la impresión de que soy un insolidario, un intransigente con esos temas. Porque a mí me revienta especialmente que, si estoy tratando de dar clase y de aprender, haya un moscón por detrás jugando con el móvil (sin quitarle el sonido, por supuesto) o hablando con el de al lado. O conmigo en el peor de los casos, porque entonces suelo ir a por improperios. Así me fue, un asocial se me mirara por donde se me mirara. Continuar leyendo “Más alumnos bocazas”