No morí

Simplemente es para dar un toque: sigo vivo, como podéis leer en mi Twitter. Simplemente tengo muchas cosas encima y este blog, por desgracia, no es mi prioridad.

Si seguís ahí cuando vuelva a escribir en serio será milagroso, y me alegraré por ello. Mientras disfrutad del verano los que podáis.

Más alumnos bocazas

¿Por qué éste post? Para contestar a Juankiblog, sin bajar el scroll de su blog 800 píxeles. Avisados quedáis, voy a explayarme.

Todos hemos tenido que lidiar en clase con cabestros de todo calibre. Por el mismo aula que el que aquí escribe ha pasado gente que hablaba, insultada, escupía, se peleaba en clase… Curiosamente en mi caso ha sido un grupo muy reducido de personas: uno o dos por año.

Muchas veces me da daba (por suerte desgracia edad ya no estudio allí) la impresión de que soy un insolidario, un intransigente con esos temas. Porque a mí me revienta especialmente que, si estoy tratando de dar clase y de aprender, haya un moscón por detrás jugando con el móvil (sin quitarle el sonido, por supuesto) o hablando con el de al lado. O conmigo en el peor de los casos, porque entonces suelo ir a por improperios. Así me fue, un asocial se me mirara por donde se me mirara. Continuar leyendo “Más alumnos bocazas”

Se acerca la selectividad

El pánico de todos los estudiantes de 2º de bachillerato se ve acrecentado éstos días al acercarse el fatídico día D. El día en el que tendrán que hacer el examen de selectividad.

No voy a andarme con rodeos. No es difícil. La estadística que nos dan es que el 90% de los alumnos que se presentan aprueban.

Tan sólo veo necesarias un par de cosas:

  • Haber trabajado algo durante el curso. No vale aprobar el curso con un 5 raspado y pretender aprobar sin apenas estudiar o estudiando las dos semanas antes. Nadie se mete ocho meses de más de una asignatura en dos semanas.
  • Tranquilidad. Si el curso lo has llevado bien no tienes nada de qué preocuparte. La materia de selectividad es más fácil que la que has trabajado durante el curso, y todo lo tienes en la cabeza. Sólo necesitas entrar moderadamente relajado al examen para bordarlo.
  • Descanso. Duerme bien antes de los exámenes, porque necesitas tener la cabeza lúcida.

Realmente no sé hasta donde afecta la nueva selectividad, pero las recomendaciones siguen siendo las mismas. La estructura del exámen es indiferente, tu actitud ante el mismo no.