Desde que existe y leo a menudo The Verge tengo claro que las imágenes deben destacar, sobre todo a primera vista, para intentar atraer a los lectores. Y ahora mismo, a los tres que estáis (os tengo bien controlados, creedme) quizá os guste tener más imágenes y no tanto texto (que reconozco que soy mucho de poner tochopárrafos de muchas líneas).

Por eso he cambiado el diseño del blog. Queda cambiar el logotipo de arriba (esta tarde haré algo con GIMP en casa) y modificar un par de detalles, y soy consciente de varias cuestiones que no voy a solucionar (como el detalle de que los posts anteriores al último tienen una imagen más pequeña de lo normal, o no tienen ninguna imagen).

Como un detalle que voy a empezar a cumplir, los artículos más relevantes que escriba en otros lugares (como en Genbeta) también aparecerán en esta portada, con su imagen grande y demás. Esto acabará siendo el lugar donde recopilaré los escritos a los que más cariño tengo, y aquellos que no tienen cabida en otro lugar.

También me he dado cuenta de que tengo medio blog sin etiquetar. Eso sí lo corregiré en un futuro cercano, al menos para los artículos más relevantes.

Únete a la conversación

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.