Ayer mismo entraron en vigor nuevos recortes en el servicio de transporte urbano de la ciudad de Cáceres. Ya opiné cuando se aprobaron los recortes anteriores, que afectaron a (entre otras) las líneas 3 y 6, sobre todo de los barrios periféricos de la zona este de la ciudad. En aquel momento los ví más o menos convenientes; ahora tengo un único pensamiento: se han pasado de la raya. Imagen por Guadalupe Gómez.

Nuevos recortes en las líneas de bus urbano de Cáceres. En esta ocasión los cambios afectan a prácticamente todas las líneas, exceptuando las líneas L3, L6 y LC. ¿Qué motivación tienen? Ahorrar un total de 600000€ en un servicio que dicen que es deficitario.

Voy a dejar al margen el debate de si este servicio puede o no puede ser deficitario; lo que sí tengo más que claro es que empeorar el servicio solo acelerará la hemorragia que tiene el servicio, que ya perdió muchos usuarios cuando elevó los precios de todos los tipos de billete.

¿Qué cambios han tenido lugar?

  • Nueva línea 40, ruta desde el Edificio Múltiples a Valdesalor, entrando (o al menos pasando por) Ceres Golf y al CEFOT. Cuatro viajes (9, 14, 15 y 20 horas a la ida, y media hora después la vuelta; los sábados solo un servicio a las 10:30, y sin servicio los domingos).
  • Línea 4 que ya no pasa por Ceres Golf, CEFOT ni Valdesalir, frecuencia de paso de 40 minutos en lugar de los 30.
  • RC que pasa cada 24 minutos, sin servicios desde Plaza de Toros ni desde la Mejostilla.
  • L1 que pasa cada 16 minutos por las tardes de días laborables, servicio hasta el edificio Embarcadero y Río Tinto; vuelve a haber parada en la C/Ródano.
  • L2 que pasa cada 14 minutos a partir de las 15h los días laborables.
  • L7 que pasa cada 30 minutos a partir de las 14:30 de los días laborables.
  • Líneas nocturnas que únicamente tienen servicio los sábados.
  • Líneas al Recinto Ferial que desaparecen salvo en grandes eventos y por indicación del Ayuntamiento de Cáceres.
  • Rincón de Ballesteros que solo tendrá servicio los miércoles no festivos.

¿A qué consecuencias directas podemos encontrarnos?

Por poner algunos ejemplos:

  • Gente que no pueda llegar a tiempo a sus trabajos, sobre todo si viven en barrios periféricos como Cáceres el Viejo, Mejostilla o Aldea Moret.
  • Estudiantes que viven en el enorme barrio de Mejostilla que tienen que tomar transbordo obligatoriamente para coger un autobús que lleve al Campus Universitario, con la molestia y el mayor gasto que supone para todos.
  • Mayor número de accidentes de tráfico en el trayecto entre Cáceres y su Recinto Ferial; la gente va a seguir yéndose allí de fiesta y eliminar el servicio de transporte público sólo conseguirá que la gente acabe yendo, pero en su propio coche o andando.
  • Municipios que quedan aislados los fines de semana, como es el núcleo de Valdesalor (Entidad Local Menor dependiente del municipio de Cáceres, con 620 habitantes).

La alcaldesa Nevado dice que «no podemos permitirnos el lujo de tener circulando autobuses vacíos», y como usuario más que habitual del servicio de autobuses urbanos de Cáceres puedo estar hasta de acuerdo con ella. Es habitual ver circulando por las calles de la ciudad, sobre todo a media mañana, autobuses sin apenas viajeros. Y no es la primera vez que tomo un bus en el que vamos, básicamente, el conductor y yo.

Lo que tampoco podemos permitirnos es expulsar a los usuarios, excluirlos de utilizar de un servicio que debe tener una ciudad tan extensa como Cáceres y que ya hoy no funciona del todo bien. Subir los precios de cada viaje, reducir la frecuencia de paso de los coches y hacer que haya zonas todavía aisladas para realizar ciertos trayectos (o que intente alguien ir desde la zona del puente de San Francisco al Campus Universitario, o desde Cáceres el Viejo a la Estación de Autobuses, por poner algunos ejemplos, sin realizar transbordos) no hace sino restar usuarios a un servicio que, si estuviera optimizado, permitiría que el tráfico de la ciudad fuera mucho más fluido de lo que es.

Espero que desde el consistorio local se piensen mejor estos recortes y, quizá, se atrevan a replantear radicalente el modo en que están dispuestas las rutas de autobús urbano de la ciudad. Creo que es más que necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.