Por qué no recomiendo más Namecheap

Sabéis que tengo un blog de cámaras de acción. Como con todo blog, necesité un dominio y un hosting. Como dominio registré camarasdeaccion.es en Namecheap, y como hosting empecé en Surpass y luego migré a Siteground. Pues bien: sigo recomendando Siteground, pero no voy a volver a recomendar Namecheap. Os cuento el por qué.

Esta mañana me llegó este correo de Nic.es:

Le comunicamos que el día 28/11/2016 finaliza el periodo de renovación del nombre de dominio “camarasdeaccion.es“.

Le informamos que hasta el momento el Agente Registrador 1API, encargado de la gestión del mismo, no ha procedido a la renovación. Por tanto, en caso de estar interesado en renovar su nombre de dominio contacte con su Agente Registrador para que proceda a renovarlo.

Le recordamos que si existiese algún problema para renovar su dominio a través de su actual Agente, puede ponerse en contacto con otro Agente Registrador acreditado, o bien prescindir de Agente y gestionar usted mismo el nombre de dominio.

Le informamos que, si con posterioridad a la fecha de caducidad no hemos tenido constancia del pago, el nombre de dominio quedará desactivado temporalmente. Puede consultar la Fecha de Caducidad de su dominio desde el buscador disponible en www.dominios.es.

Posteriormente, si no se produce el pago de la tarifa pertinente para la renovación del nombre de dominio, éste causará baja por impago, quedando a continuación libre para su asignación.

Si desea alguna aclaración adicional puede contactar con nuestro Centro de Atención al Cliente en el teléfono 902 010 755 o bien mediante el correo electrónico info@dominios.es.

Inmediatamente después fui al panel de control de Namecheap para intentar renovar el dominio, y me cuentan que “solo puedo renovarlo 12 días antes de la fecha de caducidad”. Que es algo que, efectivamente, aparece en sus FAQ.

Me pongo en contacto con ellos a través del chat y me cuentan, básicamente, esto:


To our regret, your domain is now in a redemption state. In order to re-instate it in this phase, there is a $200.00 fee plus regular $9.98 to renew.

If you wish to take the domain out of redemption and if you are the original registrant of this domain, please prefund your account so we can manually process the reactivation for you.

Unfortunately, if an .ES domain is not set to auto-renewal or not renewed manually at least 12 days before the expiration date, it immediately enters the redemption period. You may check this at https://www.namecheap.com/support/knowledgebase/article.aspx/9296/36/how-do-i-renew-es-domains if you wish.

We cannot but agree that the redemption fee is very high. It is set by our upstream Registrar and domain Registry, that is why there is not much we can do to waive it. We highly recommend that you take all possible precautions in order not to miss the expiration of your domain. If your domain is already in the Redemption Period, and you do not want to pay the fee, you may wait until it is released by the Registry into the public pool (normally, .es domains get released in about 30 days after the expiration) or backorder your domain using any backordering service (we recommend Namejet.com for this purpose).

Para el que no quiera leerlo en inglés, un resumen rápido: que si lo quiero renovar tengo que pagar 200 dólares. Y no voy a hacerlo.

Una rápida llamada al 902 de Dominios.es me confirma que lo puedo transferir sin dolor y que el proceso es bastante sencillo, siempre que tengas acceso al e-mail que está en el Whois del dominio. Era el caso. Así que ese dominio ya está transferido.

Actualizando mi radio: Ocean Digital WR-232

Ya sabéis que soy muy radiófilo. Y que escucho la radio en mi pueblo con un precioso (y muy retro) modelo de Philips que heredé de una vecina. Pero en Madrid me ha entrado morriña y he decidido hacerme, de segunda mano, con una radio digital para escuchar emisoras por Internet.

El modelo elegido ha sido el Ocean Digital WR-232 por su precio: la encontré por 45€ en wallablagh y después del trámite de ir a por ella, puedo decir que estoy muy satisfecho con la compra. Se trata de un modelo muy básico (apenas recibe streams de radio por WiFi y es capaz de acceder a servidores DLNA para reproducir canciones, además de permitir añadir alarmas, sin más).

La radio no es muy grande pero como altavoz es magnífica, haciendo de subwoofer sin necesidad de nada más. Por delante tiene tres botones (uno para acceder a emisoras favoritas, uno para ir al menú y otro para volver atrás) y un dial redondo que sirve para navegar por los menús. En la parte de arriba veremos más botones para activar la alarma, para pararla, para acceder directamente a las radios del país configurado… Muy chulo, aunque quizá algo confuso de manejar. También incluye un mando a distancia que funciona de maravilla.

El proceso de configuración fue sencillo: apenas encender la radio nos preguntará por la red inalámbrica a la que queremos conectarnos, y por su contraseña. Una vez hecho, aparecerá el menú principal, desde el que podemos acceder al directorio de radios por Internet preconfigurado, a la lista de favoritos, a los servidores DLNA y sus listas de reproducción, a activar la entrada auxiliar (dispone de una entrada de 3,5 en la parte trasera del dispositivo) y a la configuración de la radio, donde tocamos cuestiones como la red inalámbrica, la hora, el país en el que residimos o a la propia información del dispositivo.

La radio es muy cómoda de utilizar y funciona de maravilla, con un stream sólido, rápida en sintonizar y en funcionar. Como curiosidad, funciona con Linux. Y a mí me ha dado la vida: gracias a ella puedo despertarme con Primera Hora, el matinal de Canal Extremadura Radio (vivo en Madrid, que conste). Y dormirme con radios de sonidos de la naturaleza. Quizá le faltaría un sintonizador FM, del que sí disponen otros muchos modelos. Claro que en 2016 pocas radios emiten en FM y no por Internet. Sí, podríamos usar un ordenador o montarla con una Raspberry Pi o algo así. Pero a veces una solución out-the-box es suficiente.

Los hay más avanzados: otro de mis modelos preferidos es la Dual IR 7 S, una radio que incorpora sintonizador de radio por Internet, FM, DAB y incluso sirve para escuchar música de Spotify. Otros modelos, como la auna IR-140, no tiene Spotify pero sí todo lo demás. También hay modelos portátiles, sin altavoz incorporado. Yo os confieso: para mí es realmente cómoda.

Cafeteras de cápsulas, campos vallados

Los campos vallados siempre me han despertado alguna antipatía. Y justo estos días me di cuenta de un campo vallado en el que no había reparado: el de las cafeteras de cápsulas. Cada vez son más asequibles y más variadas, pero tienen un problema: las cápsulas no son compatibles entre sí.

Es decir, podemos elegir una Tassimo, una Dolce Gusto, una Nespresso o (mi más reciente descubrimiento) una Delta Q. Hay mil modelos de mil fabricantes. Pero una vez elijamos una cafetera, tenemos que quedarnos con ella y tenemos que comprar su café y únicamente su café. Y las cápsulas compatibles están empezando a aparecer, pero seguimos estando limitados por los fabricantes de estas cápsulas.

No me acaba de gustar la idea de que por elegir una máquina u otra no puedo elegir el café que me dé la gana, a pesar de que las gamas sean cada vez más amplias. Sobre todo ahora que estoy empezando a ser más selectivo con el café que tomo (tomando menos pero de mejor calidad).

Eso sí: hablo desde el punto de vista del que no tiene una cafetera de cápsulas. Y el café que he probado de cápsulas (Nespresso y Delta Q) está rico. Si encuentras tu café preferido está disponible en formato cápsula, me parece buena idea comprar la cafetera de cápsulas, por conveniencia. Sobre todo si tomas un café de vez en cuando: a mí me da pereza poner mi cafetera italiana para tomarme un café esporádico en casa. Bueno: más que ponerla, me da pereza limpiarla después.

¿Será mejor idea comprar una cafetera espresso que una de cápsulas? Al menos ahí literalmente puedes usar el café que te dé la gana, incluso el que puedas cultivar y tostar tú mismo.

Imagen por Brian.

Reviews en Amazon

VicTsing me hizo llegar unos dispositivos hace unos días para elaborar reviews (¡muchas gracias!). Simplemente me gustaría compartir con vosotros mis pensamientos al respecto. Si os interesa comprar alguno de estos artículos, simplemente pulsad en la fotografía y podréis adquirirlos en Amazon (tienen bastante buen precio, la verdad).

Difusor

No era muy amigo de los difusores de este tipo porque me dificultaban la respiración cuando pasaba mucho tiempo. No está siendo el caso con este. El agua sale fría pero en gotas muy pequeñas, por lo que no “carga” la habitación, únicamente suelta gotas muy muy pequeñas. Esto es ideal porque luego no se condensa en ninguna parte. Además, es muy poca humedad la que genera. El dispositivo, además, es agradable a la vista, y discreto, con un acabado imitación a madera que pega en cualquier tipo de hogar.

Un pequeño fallo (que puede que sea yo que no he conseguido usarlo) es que no es posible programar el apagado de la luz. Se maneja por dos botones independientes; uno para cambiar de modo de luz (tiene muchos colores y en dos intensidades cada uno, así como un modo que va cambiando de color), y otro para programar el apagado del dispositivo (una, tres, seis horas, o que se quede encendido hasta que se le acabe el agua; este sistema de seguridad es muy útil). IMHO sería ideal poder programar el apagado de la luz a la vez que el del dispositivo. Aunque puede que sea yo que no he conseguido ponerlo en marcha.

Se carga muy fácilmente (viene con una pequeña jarra) y bastan unas gotas de esencia para aromatizar una habitación de tamaño normal.

Auriculares Bluetooth

Al principio era escéptico con respecto a estos auriculares, sobre todo porque no he tenido buenos resultados con auriculares in-ear en lo relativo a comodidad. Nada más lejos de la realidad: este pequeño par de maravillas se ajusta perfectamente a mis oídos y orejas. Esto se une a un sonido bastante decente (quizá algo más plano en bajos de lo que podría esperar). Los botones de control remoto en el auricular derecho son bastante útiles (permiten pausar, avanzar, retroceder canción y subir y bajar volumen). Quizá pueda reprochar que la goma que tapa el conector microUSB de carga cuesta un poco quitarla sin uñas, pero bueno, no es nada que un tenedor o un lápiz afilado no pueda resolver.

La autonomía es decente (me aguanta entre dos y tres días con uso moderado, de una hora y poco al día) Es mejor que el móvil o MP3 esté del lado derecho (el que tiene los botones), pero no deberíais tener problema si lo ponéis en el lado contrario. No los he usado bajo el agua, pero porque no es época de ir a la piscina todavía, que hace mucho frío 😉

El manos libres no lo he conseguido poner en marcha, eso sí, pero parece un problema de software con mi móvil. Actualizaré si lo consigo.

Adaptador VGA a HDMI

Con este dispositivo puedes convertir una señal digital HDMI a una señal analógica para puerto VGA, añadiendo además el audio por el camino (siempre que conectes el cable jack de 3,5mm). Es plug and play: únicamente necesitas conectarlo y configurar en tu ordenador la “nueva pantalla”.

Es ideal para conectar un ordenador más o menos antiguo a un dispositivo HDMI, o si quieres tener conectados dos ordenadores a una misma pantalla, y la entrada VGA ya está ocupada (o no dispones de ella). Requiere de alimentación, pero cualquier puerto USB será capaz de dársela. La salida es nítida en todos los casos. Funciona a la perfección.

Y si alguna marca quiere hacerme llegar sus productos para que yo los pruebe, estoy totalmente abierto a ello. Quien quiera puede ponerse en contacto conmigo.