Siete años en Twitter

Parece mentira que una cosa tan simple haya sido tan influyente en mi vida. Parece mentira que con un mensaje tan simple entrara en la comunidad que, quizá, haya sido la que más haya medrado en mi vida personal y profesional.

Gracias a Twitter y a la magnífica comunidad que en él había (y hay) he conseguido:

  • Conocer a una gente maravillosa.
  • Conseguir un trabajo con el que, por aquel entonces, soñaba.
  • Formar parte de una comunidad magnífica, compartir mucho conocimiento.

Desde luego Twitter me ha ayudado mucho. A pesar de que ahora se parezca muy poco al que era por aquel entonces y a haber dejado de participar durante bastante tiempo (durante que pasé formando parte de Jisko; algún día hablaré de ello).

Que conste: yo no empecé en Twitter. Yo empecé en Jaiku.

Ya de vuelta

Los que me seguís por Twitter o mis amigos de Facebook ya sabréis que llevo seis días en España, tras volver de Turquía, de actuar en el Golden Karagöz. La experiencia me ha encantado, he conocido gente magnífica, Bursa es una ciudad preciosa, Estambul también (pero no es para mí) y el viaje habría sido magnífico de no haber sido por aquel problema con el avión que nos obligó a quedarnos allí un día más de lo debido. Parece poco pero para alguien que ya iba acojonado por el avión, desde luego, no fue plato de buen gusto.

Sea lo que sea, una experiencia inolvidable. Sin ninguna duda.

Golden Karagöz

Entre el 7 y el 12 de julio tendré el honor de participar en la edición de este año del Golden Karagöz, una competición de baile y música folklórica en Bursa (Turquía), junto a grupos de otros 24 países. No sé si me veréis en Twitter, Facebook y demases (y si me veis puede que sea programado). No sé si tendré Internet allí. Lo que sí está claro es que el 15 de julio estoy otra vez por aquí.