Pocket Casts: de cuando dar feedback da frutos

Sabéis que soy ávido consumidor de podcasts y de radio en diferido (aunque últimamente la verdad es que ha decaído ligeramente la cantidad de episodios por semana). Y hace tiempo, cuando aún usaba Android, adquirí la grandiosa aplicación Pocket Casts para poder escucharlos de manera óptima. Y mi experiencia con la aplicación móvil de Pocket Casts fue grandiosa; tanto fue así que pagué por poder usar su versión Web cuando todavía trabajaba en Deloitte, para poder escuchar podcasts desde el ordenador.

Continuar leyendo “Pocket Casts: de cuando dar feedback da frutos”

Hasta siempre, Windows Phone

No es ningún secreto que, durante mucho tiempo, he utilizado móviles Windows Phone. Y tampoco es ningún secreto que, durante el tiempo que los utilicé, fui bastante feliz: conseguía hacer con ellos todo lo que le pedía a un móvil, con una experiencia realmente satisfactoria. Y de hecho mi madre y mi hermano aún hoy utilizan teléfonos con Windows 10 Mobile, y no quieren otro.

Por eso no deja de darme un poco de pena el anuncio de hace unas semanas en el que Microsoft ponía el penúltimo clavo en el ataúd de Windows Phone. Clavos que ha ido poniendo también la propia Microsoft año tras año, y que han ido repasando cada uno de los fabricantes que en algún momento apostaron por esa plataforma (el último, HP, que era el último que quedaba).

Continuar leyendo “Hasta siempre, Windows Phone”

Dos años

En el momento de publicarse este post estaré cumpliendo exactamente dos años (sea con una hora de margen, no recuerdo el retraso que tuvo el autobús) desde que me mudé a Madrid.

Me vine con dos maletas y una mochila y, sinceramente, no pensaba que iba a aguantar ni un mes, ni mucho menos un año. Y aquí estoy escribiendo esto, dos años después, en la misma habitación a la que entré con esas dos maletas.

Con dos años de experiencias en la capital bastante agridulces pero satisfactorias en todo caso. Con muchos viajes y conciertos a la espalda.

Muchos cafés tomados, muchas cañas probadas, muchos trenes cogidos a tiempo (y alguno perdido). No mucha parranda pero sí mucha fiesta. Muchas cosas aprendidas tanto en Deloitte como en Tecnilógica Liquid Squad. Y las que me quedan por aprender todavía.